Despliega el menú
Fútbol

real zaragoza

La cruz de la estrategia

Las acciones a balón parado están siendo un lastre para el Real Zaragoza esta temporada. En El Alcoraz, los maños encajaron otro gol de falta.

Partido SD Huesca- Real Zaragoza / 22-12-19 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Partido SD Huesca- Real Zaragoza / 22-12-19 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Rafael Gobantes

La estrategia continúa siendo una de las asignaturas pendientes del Real Zaragoza. Al equipo de Víctor Fernández le cuesta mucho defender bien las faltas en contra, como la que ayer derivó en el segundo gol del Huesca y en la consiguiente derrota en el estadio de El Alcoraz. Sergio Gómez puso el balón de zurda con potencia y una gran rosca hacia el segundo palo; Pedro Mosquera prolongó al corazón del área pequeña; y Josué Sá remató completamente sólo. 

En el arranque de la jugada, Luis Suárez perdió la pista a Mosquera, al tiempo que el resto de defensores zaragocistas se veían sorprendidos por la dirección que llevó el centro. Ninguno afrontó la acción de cara; todos (Carlos Nieto, Enrique Clemente, Alberto Guitián, Julián Delmás y el mencionado cafetero, principalmente) recularon demasido tarde, perdiendo cualquier opción de imponerse en los particulares duelos con los atacantes rivales. 

Tras la prolongación de Pedro Mosquera, además del autor del tanto oscense (Josué Sá), Jorge Pulido también estaba en posición de rematar a bocajarro, a apenas dos metros de la línea de gol. Cualquiera de los dos podría haber empujado a las mallas, puesto que Álvaro Ratón, al ver volar el esférico, se desplazó lateralmente y llegó tarde a la segunda jugada. 

Como sucediera en la injusta derrota frente al Albacete Balompié en La Romareda, el guardameta gallego volvió a dudar en la salida y el remate definitivo le pilló a contrapié. Un error que lo señala tras varias actuaciones destacadas y decisivas. 

Lo más complicado para los guardametas que no juegan con asiduidad es tomar las distancias acertadas para proteger el marco. Y la forma en que el equipo se posiciona para defender las acciones a balón parado no le está ayudando. Suele haber mucho espacio entre los defensores y él, que en lugar de sentirse arropado sale perjudicado por la indecisión que se genera en los marcajes que llegan destiempo. 

Ayer, más allá del segundo tanto que supuso la derrota, el Huesca superó al Real Zaragoza en diversos lances de estrategia. Mikel Rico pudo marcar en el 79 (su remate se fue al poste) en otra falta lateral mal planteada por los de Víctor Fernández, y hubo otras jugadas menos claras que igualmente descubrieron ciertos problemas en la estrategia, faceta a mejorar hacia el final de temporada.

Un lastre

Casi la mitad de los goles encajados esta temporada han llegado en lanzamientos a pelota parada. Y hacia el ataque la situación no mejora: hasta la jornada 19 de Segunda División, el Real Zaragoza no había anotado ningún gol en córner. Alberto Guitián rompió la sequía en la victoria frente al Deportivo de La Coruña en Riazor.

Víctor Fernández echa de menos un especialista en el golpeo. Bien podría serlo Shinji Kagawa -de hecho ayer demostró su clase en un extraordinario lanzamiento de falta al travesaño- pero su irregularidad está impidiendo que disfrute de continuidad. En el remate, Guitián aparte, Atienza y Grippo deberían ser los principales valores.

Etiquetas
Comentarios