Despliega el menú
Deportes

carrera de la mujer 2019

Una campeona comprometida en la lucha contra el cáncer de mama

La olímpica María José Pueyo es una habitual de la Carrera de la Mujer, que citará este domingo a 13.000 deportistas en Zaragoza.

La atleta serrablesa junto con su madre y sus cinco hermanas en la Carrera de la Mujer 2016
La atleta serrablesa junto con su madre y sus cinco hermanas en la Carrera de la Mujer 2016
M. J. P.

La Carrera de la Mujer logra cada año aunar a todo tipo de mujeres y cada año se van sumando más a este evento que cada año está marcado en rosa en el calendario. Es lo que suele pasar con las causas grandes y solidarias. En Zaragoza esta reivindicativa carrera alcanza este domingo 20 su 22ª edición y en ella tomará parte una habitual de este evento, la atleta María José Pueyo.

"He participado desde las primeras ediciones que se hicieron que estábamos 15 chicas y la carrera consistía en una milla. Ni me acuerdo de qué año fue la primera vez que competí», confiesa la olímpica de Sabiñánigo. Los años han ido pasando y en esta edición volverá a batirse el récord de participantes, con un total de 13.000 mujeres, que inundarán de rosa las calles de Zaragoza la mañana del domingo. "Es una barbaridad que participe tanta gente, sobre todo para nosotras que hemos visto crecer la carrera", expuso.

Pueyo, campeona de España de maratón en 2005 y 2008, comenzó con la práctica del atletismo a una edad algo avanzada, 28 años, y ahora, a los 49, tiene claro que intentará siempre estar en la línea de meta de la reivindicativa Carrera de la Mujer. "Siempre que pueda y la salud me lo permita vendré, ya sea compitiendo ya sea acompañando a mi grupo y sino con la familia, como otras veces he hecho. Intento estar todos los años en la línea de salida y apoyar este evento tan importante", explica.

La veterana atleta, que perdió a su padre en 2009 por culpa de un cáncer, rara vez es la única de su familia que toma parte en la prueba. "En las últimas siete ediciones alguna de mis hermanas ha participado en la carrera seguro, en la última participamos todas y casi siempre he corrido con alguna de ellas", asegura. Es algo muy habitual que en esta prueba se corra en familia. Niñas, madres, abuelas, tías... todas juntas por una causa. "Cuando las carreras empezaron a ser más multitudinarias y la gente empezó a correr con su familia hicimos para participar un grupo de la familia. Ni me acuerdo cuando fue la primera vez que competí con alguna de mis cinco hermanas o mi madre. Hemos coincidido todas en dos o tres carreras porque una vive fuera", rememora. También es importante el papel de las personas que no compiten, pero están ahí apoyando: "Mi hermano viene siempre de mochilero, que también se necesitan y son casi tan importantes. Está siempre bien tener gente apoyándote y aplaudiéndote", bromea.

María José Pueyo se ha visto obligada a convivir de cerca con el cáncer. "Mi padre falleció en 2009 por un cáncer y en mi grupo de entrenamiento hay seis mujeres que han pasado por un cáncer de pecho. Todas ellas se apuntan a la carrera y he estado con ellas en algunos de los procesos", rememora. "Es especial porque corres con ellas y también porque te sientes identificada", añade.

Por otro lado, muchas son las mujeres ‘anónimas’ que se suman a esta causa solidaria. Una de ellas es Paola Berné, periodista de este diario, que este año será la cuarta vez que participe. "Me gusta mucho esta carrera no solo por la causa que se defiende sino también por el ambiente y el ver a tantas mujeres juntas en esta carrera", argumenta. También cuenta que la primera vez que compitió lo hizo con una amiga y aunque en una ocasión participó sola, siempre lo hace con algún familiar o con amigas. "Este año correré con la madre de mi novio y mis amigas suelen correr también con sus madres, tías u otras familiares", apunta Paola destacando el carácter familiar y colectivo del evento.

Etiquetas
Comentarios