Despliega el menú
Deportes

baloncesto

Casademont Zaragoza: dos partidos para sumar

El Casademont Zaragoza se medirá en las dos próximas jornadas de la Liga Endesa con el Real Betis y el Bilbao, los dos equipos ascendidos este año a la máxima categoría. 

Fran Vázquez se dispone a lanzar a canasta durante un entrenamiento.
Fran Vázquez se dispone a lanzar a canasta durante un entrenamiento.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

En la Liga Endesa, al Casademont Zaragoza le aguardan ahora, a priori, dos encuentros de muy buen pronóstico: se medirá de manera consecutiva con el Real Betis y con el Bilbao, los dos conjuntos recién ascendidos a la máxima categoría, y en ambos casos afronta la cita como indiscutible candidato a la victoria. El cuadro aragonés ha iniciado el curso con mano firme, con entereza y determinación, emitiendo señales muy positivas en su juego. Batió en Gran Canaria al Herbalife (73-79), un sólido aspirante a la Copa y a los puestos de ‘play off’; y arrolló después al Obradoiro (96-64), en su estreno oficial en el pabellón Príncipe Felipe, en un encuentro gobernado por los zaragozanos de principio a fin. Eso sí, el conjunto de Porfirio Fisac se desplomó con una facilidad asombrosa en Murcia (89-73), en su actuación más reciente, sometido por un oponente más intenso, enérgico y vigoroso, y mucho más convencido de sus fuerzas.

El duelo de Murcia representa la única mácula de los zaragozanos. Los de Sito Alonso, impulsados por su devastador acierto desde el perímetro (18 triples convertidos, con un 43% de efectividad), y agarrados también a su capacidad reboteadora (hasta 16 capturas ofensivas), disfrutaron de un duelo plácido ante un desconocido Casademont que, de hecho, nunca alzanzó la altura requerida para competir. "Ellos estaban con un plus más de energía. Han ganado con total justicia", admitió el técnico de los aragoneses, Porfirio Fisac, nada más consumarse la derrota en Murcia.

Ahora, sin embargo, al Casademont le sobrevienen dos duelos en el torneo doméstico en principio favorables. Porque por plantilla y potencial, por juego colectivo y por talento individual, por profundidad de banquillo y amplitud de recursos, el equipo zaragozano es muy superior al Real Betis y al Bilbao Basket, sus dos próximos rivales. El primer obstáculo está fijado para este sábado, a partir de las 18.00, en el Palacio de Deportes San Pablo de Sevilla.

El Real Betis ha protagonizado otra profunda renovación en su plantilla. No queda ningún jugador de los que consumó el descenso a la LEB Oro hace dos temporadas; y únicamente Pablo Almazán, Tobias Borg, Rinalds Malmanis y Obi Enechionyia continúan del pasado ejercicio, culminado con el regreso de los sevillanos a la máxima competición regional.

Transcurridas tres jornadas del campeonato, el Real Betis presenta un balance de un triunfo y dos derrotas. La victoria se produjo en Sevilla, el pasado 29 de septiembre, frente a un Joventut de Badalona muy alejado de su mejor versión (95-88). Por el contrario, el conjunto de Curro Segura ha doblado la rodilla en sus dos desplazamientos, primero en Murcia (90-78) y posteriormente en Valencia (95-72). Los andaluces, a priori, cuentan con una plantilla asimétrica: su talento y experiencia en el perímetro (Slaughter, Conger, Rivers o Albert Oliver) se contrapone con la aparente impericia de sus jugadores interiores, quienes, salvo Shayne Whittington y Nacho Martín, no van sobrados de recursos ni de centímetros.

Tras el choque ante el Betis, el Casademont se medirá con el Bilbao Basket, el próximo 19 de octubre (18.00), en el pabellón Príncipe Felipe. Y al abrigo de su entusiasta afición, el conjunto aragonés aumenta notablemente sus prestaciones en los dos lados de la pista. El equipo vasco ha optado por la continuidad, y hasta cinco de sus jugadores participaron el pasado curso en la ascenso a la élite. Se trata de Ben Lammers, Jaylon Brown, Tomeu Rigo, Iván Cruz y Thomas Schreiner, al margen de que también sigue su entrenador, Álex Mumbrú. Los bilbaínos, eso sí, han sorprendido por su capacidad competitiva en el tramo inicial de la temporada. Estrenaron el curso oficial con un triunfo en Tenerife (67-81), y después doblegaron al poderoso Valencia en Miribilla (83-79). Mientras, los vascos perdieron en Compostela, el pasado fin de semana, en un duelo que necesitó de dos prórrogas para resolverse (98-96).

Antes de medirse con el Bilbao Basket, el Casademot afrontará su debut continental. Será el próximo 16 de octubre, a las 20.00, contra el Telekom Baskets Bonn alemán.

Etiquetas
Comentarios