Deportes

baloncesto

La afición se engancha al nuevo proyecto

El diseño de una plantilla muy competitiva y el atractivo de jugar en Europa incrementa el número de abonados.

Jonathan Barreiro, durante el partido de ayer en Utebo frente al Levitec.
Jonathan Barreiro, durante el partido de ayer en Utebo frente al Levitec.
Basket Zaragoza

El Casademont derribó todas las previsiones en el curso anterior. Su sobresaliente actuación, muy por encima de las expectativas generadas, le reportó tres recompensas de altura: su participación en las semifinales del ‘play off’, que multiplicó notoriamente el prestigio de la entidad; su clasificación para las competiciones europeas, que sitúa de nuevo a Zaragoza en el panorama internacional; y una comunión perfecta entre el equipo y la grada, de un valor incalculable, que vivió capítulos apasionantes a lo largo de la temporada.

La conexión con el público, el entusiasmo de la afición, no sólo sigue muy presente en la actualidad, sino que, incluso, ha aumentado aún más con el diseño del nuevo proyecto deportivo. De hecho, el Casademont conserva la estructura del ejercicio anterior: sigue el entrenador, Porfirio Fisac, y también continúan piezas relevantes como Alocén, Seibutis, Barreiro, Radovic, Justiz y Vázquez. Además, la plantilla se ha reforzado con piezas cotizadas, de rendimiento inmediato, tras haber cerrado las contrataciones de San Miguel, Seeley, Brussino, Benzing y Hlinason; mientras que Vit Krejci y Javi García ascienden desde la cantera al primer equipo.

Al mismo tiempo, y pese a contar en la actualidad con importantes ausencias, el cuadro aragonés está transmitiendo los mismos valores que conllevaron, el pasado curso, su presencia en las semifinales de la Liga ACB. De momento, ha saldado sus dos primeros amistosos con victoria -arrolló al Joventut (90-74) y se sobrepuso a una situación muy adversa ante el Tenerife (74-73), siendo un bloque solidario y comprometido, equilibrado, competitivo, sólido y perseverante. Valores muy estimables que mantienen enganchada a la afición.

"Estamos muy ilusionados con la respuesta de la gente en estas últimas semanas", confiesa Jorge Aguarón, responsable de eventos del Casademont. "Daremos un salto de espectadores respecto de la campaña pasada", anuncia Aguarón, quien insiste en la "magnífica respuesta que están teniendo los seguidores" del equipo aragonés, y recuerda "el gran atractivo de competir este año en la Champions League".

"Nos hemos marcado un objetivo de 1.000 abonados netos al inicio de la campaña, para el primer encuentro que juega el equipo en casa (contra el Obradoiro, el 29 de septiembre). Y ojalá se queden cortas esas previsiones", señala el responsable de eventos de la entidad, quien recuerda que "la implicación" de los seguidores "es fundamental para el proyecto".

En la anterior temporada, el Casademont registró 7.714 espectadores de media en la competición regular, lo que supuso la quinta mejor cifra de asistencia del campeonato. Guarismos únicamente superados por el Burgos (9.153), el Baskonia (9.147), el Estudiantes (8.611) y el Real Madrid (8.371). Números que el club aragonés elevó considerablemente en los ‘play off’, con un promedio de 9.516 espectadores por encuentro. "Los abonados nos dicen que Europa es un aliciente añadido, después de la magnífica campaña completada por el equipo en el curso anterior. Es premio para todos, y ahora vamos a disfrutarlo con equipos de Europa que saquen el nombre del Casademont Zaragoza fuera de nuestro país", explica Aguarón. "Los abonos de familia están siendo la gran atracción, porque estamos logrando que el Casademont sea un equipo de familias. Ver a los padres con los niños acudir a nuestros partidos es identificativo de que Zaragoza es una ciudad de baloncesto. Eso nos encanta, porque las nuevas generaciones se van sumando", añade el responsable de eventos de la entidad.

Etiquetas
Comentarios