Deportes

operación oikos

La frase escuchada en el vestuario del Huesca: "Un pacto de caballeros"

Según la Policía Judicial, esa frase fue emitida por alguien del vestuario local en el investigado Huesca-Nástic de la temporada 2017-2018.

Un momento del Huesca-Nástic de Tarragona disputado en el estadio de El Alcoraz (0-1) en la temporada 2017-2018.
Rafael Gobantes

"Hay un pacto de caballeros y hay que respetarlo". Esa fue la frase que, según sostiene la Policía Judicial, fue pronunciada por algún integrante del vestuario local en el investigado Huesca-Nástic de Tarragona de la temporada 2017-2018, que finalizó 0-1 con victoria para los visitantes. La 'Operación Oikos' suma así otro episodio, desvelado por EL MUNDO, al que recurrió el juez para formular preguntas a los jugadores detenidos. Se entiende pues que la frase atribuida a un miembro de la plantilla azulgrana es otro indicio más de que el encuentro disputado por aragoneses y catalanes el 27 de mayo de 2018 fue amañado.

En apoyo a la sospecha, la Policía refuerza que dispone de testimonios que escucharon su verbalización. Entre estos testigos, se encuentra el jefe de los Servicios Médicos del club, Juan Carlos Galindo. Dicha pesquisa formaría parte de los argumentos usados por el juez para dejar en libertad con cargos a parte de los jugadores y directivos implicados en la trama. 

Además, según publica el mismo diario, la investigación diferencia tres escalones en la operación. Por un lado, los "organizadores" con un "papel central" en la coordinación de los amaños, donde se encuentran Raúl Bravo, Carlos Aranda y Borja Fernández. El juez decretó prisión provisional para los dos primeros o el pago de una fianza de 100.000 euros, mientras que para el exjugador del Valladolid fue puesto en libertar con cargos y obligado a abonar una fianza de 75.000 euros.

En un segundo nivel, se distinguen los "intermediadores" con el objetivo de "captar jugadores para buscar mejores tratos con otros jugadores". En este se encuentran dos actores relacionados con la SD Huesca, el exjugador del conjunto oscense Íñigo López y el presidente Agustín LasaosaAmbos fueron puestos en libertad con cargos y una fianza obligatoria de 50.000 euros.

En último lugar, los investigadores destacan un tercer escalón en las funciones de los implicados: aquellos futbolistas que reciben dinero sin formar parte de la organización, con la finalidad de alterar los resultados de los partidos..

Etiquetas
Comentarios