Despliega el menú
Deportes

Contra los amaños

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 31/05/2019 A LAS 02:00
El fútbol concentra las ilusiones de millones de personas.
El fútbol concentra las ilusiones de millones de personas.
José Miguel Marco

El presidente y el médico de la SD Huesca quedaron ayer en libertad con cargos, lo que quiere decir que el juez de la Operación Oikos entiende que dispone de indicios que avalarían las acusaciones presentadas. Respetando ante todo la presunción de inocencia, el mundo del deporte en general tiene que tomar conciencia del peligro que el creciente y poco regulado mercado de las apuestas deportivas representa para la limpieza de las competiciones.

La detención el martes de Agustín Lasaosa y de Juan Carlos Galindo, presidente y médico de la Sociedad Deportiva Huesca, junto a varios futbolistas y exfutbolistas vinculados a otros clubes españoles, ha conmocionado a los seguidores del equipo y a toda la ciudad. Fue la propia Liga la que hace un año denunció la supuesta existencia de una trama que amañaría partidos de fútbol para generar de manera tramposa beneficios a determinados apostantes, y las sospechas han recaído, entre otros, en un partido Huesca-Nàstic disputado a finales de la pasada temporada y que el equipo oscense perdió en casa. La Policía dispone de informes que indican un movimiento inusual en torno a este partido en los mercados de apuestas asiáticos, lo que indicaría que algo extraño estaba sucediendo.

No cabe prejuzgar el resultado de un procedimiento judicial que está en sus inicios y en el que siempre debe primar la presunción de inocencia, pero el juez ha considerado que los indicios de corrupción son suficientes para mantener los cargos y fijar fianzas a Lasaosa y Galindo. Internet ha convertido las apuestas deportivas en un lucrativo negocio transfronterizo, y eso supone un riesgo evidente que hay que compensar con control y transparencia. El deporte focaliza expectativas e ilusiones de millones de personas, incluidos muchísimos niños, y esa confianza no debería verse defraudada. Defender la limpieza y la honestidad de las competiciones es una obligación legal, pero sobre todo, un deber moral.

Etiquetas