Despliega el menú
Deportes

baloncesto

Un espectáculo de magia a la americana

Los Harlem Globetrotters exhibieron sus artes este sábado en el parqué del pabellón Príncipe Felipe con un público entregado.

Si el mismísimo Freddie Mercury hubiera podido ponerle música a tal espectáculo de baloncesto, sin duda el tema reproducido hubiera sido ‘The Show Must Go On’. Sonaron muchas otras melodías acordes a la exposición. Todos ellos reforzaron la exhibición de los Harlem Globetrotters. Que este equipo dure muchos años y que su puesta en escena continúe deleitando a los aficionados de la cultura de la canasta. El evento lo merece.

Fue una cita de altura, una exhibición sin pizarra ni precauciones herméticas. Puro ‘basket’ al libre albedrío. Lanzamientos que desafiaron a las leyes del espacio-tiempo, mates escalofriantes y jugadas extraordinarias. De las que se repiten en el telediario una y otra vez cuando, muy de vez en cuando, algún extraterrestre NBA se atreve a desarrollar. Pero esta es la función habitual de un equipo de magos como los Globertrotters, que pusieron en pie a un pabellón Príncipe Felipe que se está acostumbrado a un baloncesto sobresaliente esta temporada, dulce y ganador.

Pero este sábado no hubo derrotados. Todo fue felicidad. Porque además de poner en escena un baloncesto único e imposible, el humor fue otra de las notas dominantes. Ese toque diferente, ameno y divertido que también caracteriza el show. Los malabares con el balón y los chistes bien hilados sobre el parqué comulgaron con las risas de la grada, tanto de niños como de mayores. No hubo respiro. Horas trepidantes que los más de 7.000 espectadores agradecieron con ovaciones sucesivas.

Enfundados en sus clásicos uniformes de barras y estrellas, pura exaltación nacional de la parafernalia estadounidense, los Harlem Globetrotters regresaron este sábado a Zaragoza, por octava vez en su historia, para regalar dos horas de entretenimiento a unos aficionados aragoneses entregadas a la causa. Mientras los más impuntuales se sentaban en sus butacas, los niños corrieron el telón con un juego de las sillas para abrir boca. En este, los bailes de la mascota Globie, una bola del mundo estrella del ‘breakdance’, dieron paso a la presentación de los verdaderos protagonistas de la tarde. Un equipo de leyenda, a punto de cumplir 100 años de historia en los ruedos de toda la geografía mundial.

La plantilla en esta ocasión estuvo formada por Big Easy, Lights Out, Firefly, Spider, Bulldog, Flip, Handless y la estrella femenina Torch George, quien dejo claro que tampoco la magia es cosa de sexos. El grupo, quien se enfrentó de manera simbólica a los ‘Washington Generals’, imprescindibles también para llevar a cabo el espectáculo, hizo gala de los 21 récords Guiness que acumulan a sus espaldas.

Otro de los aspectos indispensables de la actuación fue la interacción con el público, al que le robaron las palomitas, los refrescos y hasta las zapatillas. El genuino Hi-Lite Bruton se encargó de estas virguerías. Todo con el objetivo de hacerles partícipes de una tarde que puso el broche final con la firma de autógrafos y el carrusel de fotografías. La fórmula de los Harlem continúa siendo un éxito allá por donde pisan. Y en Zaragoza, como era de esperar, volvieron a sorprender.

Etiquetas
Comentarios