Deportes

baloncesto

Otra visita envenenada para el Tecnyconta

El equipo de Porfirio Fisac recibe este sábado al Valencia Basket, uno de los platos fuertes del calendario en el pabellón Príncipe Felipe.

El colectivo de Fisac en el entrenamiento de este miércoles.
El colectivo de Fisac en el entrenamiento de este miércoles.
Guillermo Mestre

Está siendo una temporada de altos vuelos para el Valencia Basket, próximo rival del Tecnyconta Zaragoza en el pabellón Príncipe Felipe (sábado, 18.00) . Recientemente proclamado campeón de la EuroCup, los de Jaume Ponsarnau llegan a la recta final de la liga regular con la convicción de pelearle el título a Barcelona y Real Madrid en los 'play off'. Su candidatura se reforzó el pasado miércoles, con una indiscutible victoria sobre otro aspirante como Unicaja por 39 puntos de diferencia (96-57) -cita retrasada correspondiente a la jornada 27-. Se trata pues de un compromiso especialmente complicado para el equipo de Porfirio Fisac, otro de los grupos en plena forma del baloncesto nacional. Un enfrentamiento de categoría, para disfrutar y, por qué no, dar continuidad al idílico momento que viven los zaragozanos en uno de los platos fuertes del calendario contra el conjunto valenciano.

Situado en la cuarta plaza de la clasificación con 18 victorias, dos menos que su liebre (Baskonia) y dos más que su perseguidor (Unicaja), el Valencia ha despertado después del toque de atención que sufrió en Gran Canaria (111-92). A partir de entonces, cuentan sus encuentros por triunfos: 72-73 en Andorra, 88-73 ante Tenerife y el ya citado contra los malagueños. Ahora, aterriza en la capital aragonesa envalentonado, con cierta vehemencia después de su contundente victoria frente a un rival directo. Los precedentes en Zaragoza, además, juegan a su favor, donde lleva ganando desde la campaña 2013-2014. A partir de entonces, sus visitas han respondido a los siguientes resultados: 106-109, 75-78, 68-80 y 74-97. Un desequilibrio, de cuatro asaltos consecutivos, reflejado también en el historial de enfrentamientos totales en los últimos nueve años, desde el último ascenso del Tecnyconta a la ACB (2010-2011). 13 triunfos para valencianos y cuatro para aragoneses.

Tampoco es casualidad que estos datos se vean únicamente como meras cifras. No hay miedo en Zaragoza. Porque la afición rojilla emana ilusión por todos sus poros. El triple de Stan Okoye en Andorra, tierra conquistada en una décima de segundo, ha liberado presión en la zona de corte del 'play off'. El Tecnyconta ya descansa sobre el séptimo escalón de la tabla con 15 triunfos, dos más que el Iberostar Tenerife, quien acecha esas posiciones que dan derecho a competir por el título liguero a final de curso. Fisac y su plantilla, vértices de un proyecto que sus resultados han consolidado, abogan por la prudencia. Pero lo tienen en su mano. Esas expectativas generadas por las hechuras en la cancha encandilan a una afición que volverá al Príncipe Felipe para vivir otro partidazo, después de ver caer a su equipo con la cabeza bien alta ante el Barcelona hace dos fines de semana.

Será un duelo psicológico tremendo, puesto que ambos conjuntos andan sobrados de moral. No es para menos. Hace poco más de una semana, Valencia celebró la cuarta EuroCup de su historia. El triunfo en la final de la competición europea sobre el ALBA Berlín por 89-63 también les asegura la condición de equipo Euroliga para la temporada que viene. Pasada la resaca, los valencianos ya pueden centrar sus esfuerzos en el torneo doméstico, donde presume de registros como la tercera mejor defensa o el quinto mejor valorado del campeonato. A nivel individual, el banco de estadísticas ligueras pone el foco en el pívot montenegrino (2,08 metros) Bojan Dubljevic: segundo jugador más valorado con 16,3 unidades de media, apoyado en 12,8 puntos y 6,64 rebotes por partido. Un equipazo donde destacan figuras como Matt Thomas y Aaron Doornekamp, desde el perímetro, o el ala-pivot Will Thomas, MVP en la final de la Eurocup y jugador con más minutos del equipo en liga (24 por partido).

Otro de los jugadores de más peso en el grupo que dirige Ponsarnau es Sam Van Rossom. El base belga regresará a la que fue su casa junto a otro ex del Tecnyconta como Joan Sastre. El que no estará es Sergi García, cedido recientemente al Manresa para lo que resta de temporada. El base zaragozano, cuya competencia con jugadores de la talla de Vives, Diot o Van Rossom en la dirección del juego había mermado su participación a lo largo de todo el curso, busca una oportunidad en la ciudad catalana para reivindicarse. En el capítulo de reencuentros, el nuevo fichaje del Tecnyconta, Latavious Williams, también jugará ante su exequipo, con el que apenas gozó de continuidad el año pasado.

La ausencia destacada en el equipo valenciano será la de Alberto Abalde, quien ha sido intervenido este jueves de una rotura en el tercer dedo de la mano derecha producida en el partido del miércoles ante Unicaja, y estará unas cuatro semanas de baja.

Etiquetas
Comentarios