Despliega el menú
Deportes

El día después de Salma: una excursión, varias entrevistas y un premio por sus goles

La deportista zaragozana vive horas intensas tras conquistar una mediática medalla de bronce que ha dado la vuelta al mundo. "Me gusta que se hable bien de mí, pero tengo los pies en el suelo", asegura.

Salma Paralluelo, este lunes en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Salma Paralluelo, este lunes en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Francisco Jiménez

Salma Paralluelo llegó el domingo por la noche a Zaragoza desde Antequera con su primera medalla –un bronce– en un campeonato de España Absoluto. Este lunes por la mañana, acudió a una excursión al conservatorio de música con sus compañeros del Grande Covián y su profesora de Artes Escénicas. Por la tarde, tras atender las llamadas de varios periódicos y televisiones nacionales, recibió la distinción del Ayuntamiento de Zaragoza en la Gala del Deporte. Le premiaron por ser campeona del Mundo de fútbol sub-17 y llegó acompañada por sus padres y varios miembros del Alcampo Scorpio 71, incluido el presidente Rafael Guerras.

Charló con varios premiados minutos antes de la gala y reconoció entre risas que le "fastidiaba" perderse su entrenamiento de los lunes con sus compañeras del Zaragoza Femenino. Este martes, tras ir a clase, le tocará entrenar en el tartán del Palacio de Deportes. "Entreno tres días a fútbol –lunes, miércoles y viernes– y dos al atletismo –martes y jueves–. Los fines de semana, depende de las competiciones que tenga, juego al fútbol o practico atletismo", apunta.

Con 15 años, el día a día de Salma Paralluelo no responde al de una chica de su edad. Y menos el de ayer, el día después de conquistar el bronce en un campeonato de España, pulverizar el récord sub-20 de los 400 metros y conseguir el billete para el Europeo Absoluto de Glasgow. "Están siendo horas de mucho lío, pero voy asimilando poco a poco lo que pasó el fin de semana. Echando la vista atrás, estoy incluso más contenta por todo lo que conseguí", relata con naturalidad. "Al principio, me agobiaba un poco tener tanta atención mediática, pero ahora lo llevo mejor", explica Salma, una joven que ha recibido una merecida catarata de elogios, titulares y portadas en las últimas 72 horas. Su bronce y su marca en los 400 metros (53.86) han dado la vuelta al mundo. Ella, lo asume con sencillez. "Me gusta que se hable bien de mí y estoy muy contenta pero me lo tengo que tomar con tranquilidad y con los pies en el suelo. Tengo que seguir trabajando muy duro para mejorar y conseguir más éxitos", resume ambiciosa.

Tras sumar un bronce que "ni mucho menos esperaba", su próximo gran escenario será el Europeo absoluto de Glasgow, programado del 1 al 3 de marzo. Allí, se convertirá en la segunda atleta más joven de la historia en competir en un Europeo Absoluto. La aragonesa quiere "disfrutar la experiencia, aprender e intentar mejorar mi marca". Cuestionada por su futuro, por una elección entre el atletismo y el fútbol que cada vez inquieta a más gente, la joven se resta presión. "No quiero tomar una decisión forzada. Sé que marcará mi futuro pero de momento quiero compatibilizar y disfrutar los dos deportes", subraya convencida. Haga lo que haga, Aragón ya tiene una nueva estrella en su firmamento deportivo.

Etiquetas
Comentarios