Despliega el menú
Deportes

Nuevo reto mundial de Martí Vigo

El esquiador oscense, que ya participó en los Juegos Olímpicos de Invierno, disputará la próxima semana la prueba de 15 kilómetros del Mundial sub 23 que se celebra en Finlandia.

Martí Vigo en uno de sus entrenamientos en Obertilliach, Austria.
Martí Vigo en uno de sus entrenamientos en Obertilliach, Austria.
RFEDI

Martí Vigo sigue quemando etapas a la misma velocidad que se desplaza por las pistas de esquí de medio mundo. A sus 21 años, el joven deportista aragonés ya presume de haber participado en unos Juegos Olímpicos de Invierno –los de hace un año en Pyeongchang (Corea del Sur)– y de ser el primer español en conquistar un ‘top 15’ en una prueba del Mundial Júnior. Ahora, el esquiador ribagorzano, natural de Sesué, afronta su próximo reto de aprendizaje: competir en el Mundial sub 23 que se disputará del 20 al 26 de enero en Lathi (Finlandia). Vigo participará en la carrera de 15 kilómetros de esquí de fondo, programada para la mañana del próximo miércoles 23 de enero.

Una prueba que reunirá a los cien mejores esquiadores de fondo del mundo en la categoría y que el oscense afronta con la máxima ambición a pesar de haber sufrido una pretemporada llena de contratiempos. "Es un orgullo volver a representar a España en un campeonato del Mundo y es otro paso adelante en mi carrera. Me veo bien, con fuerzas, pero tal y como ha ido la pretemporada terminar entre los 20 o 30 primeros sería un gran resultado", explica. Vigo se refiere a un complejo proceso de mononucleosis que sufrió en verano. "En agosto tuve muy malas sensaciones entrenando. Estaba agotado cada día y sufrí bastante", recuerda. "Finalmente, en septiembre me detectaron que tenía mononucleosis. Estuve un tiempo parado al cien por cien y cancelé varias carreras. Incluso pensé que no podría competir en el Mundial, que no podría clasificarme al perder la forma", reconoce.

Vigo apuró al máximo su preparación y se jugó todo a una carta en la prueba de la Copa de Europa que se disputó a principios de año en la República Checa. Apenas era su segunda carrera de la temporada, pero el esquiador de la Agrupación Deportiva Hospital de Benasque logró la plaza para el Mundial sub 23. Llegó a la meta a un minuto y 51 segundos del ganador, el francés Robin Duvillard, que acabó con un registro de 33:17. Así, logró un tiempo superior al ganador por debajo del 5%, cumpliendo el objetivo para conseguir el billete a cita intercontinental de la próxima semana. "Dadas las circunstancias, poder competir de nuevo en un Mundial es ya una gran alegría", insiste, consciente de las dificultades que ha sufrido en los últimos meses.

Una vez asegurado su billete a Finlandia, Vigo ha estado entrenando estos últimos días en la zona de Obertilliach, en el Tirol austriaco, con el objetivo de llegar en las mejores condiciones que su cuerpo le permita a la prueba. Sus principales rivales por los puestos de honor en una carrera contrarreloj con salidas programadas cada 30 segundos serán los rusos, los suecos, los noruegos, los finlandeses y los estadounidenses. Esquiadores de "países con infraestructuras mucho más desarrolladas contra los que es muy complicado competir de tú a tú", reconoce. En cualquier caso, el oscense asegura que en cada prueba se siente "más cómodo compitiendo a nivel internacional" y que si tiene "un buen día" puede hacer un "notable papel".

"Los Juegos me han cambiado"

A pesar de las dificultades del verano, para Martí Vigo el 2018 terminó siendo "un año inolvidable" en el que el joven esquiador oscense participó en sus primeros Juegos Olímpicos de Invierno. El de Sesué compitió en la prueba de los 15 kilómetros individuales –de la que se tuvo que retirar– y en el sprint por equipos libre –terminó 19º–. "Los Juegos Olímpicos lo han cambiado todo. He dado un salto de calidad tremendo en cuanto a becas, patrocinadores, ayudas...", admite el deportista. Ahora, además de cumplir sus objetivos anuales –comenzando por el Mundial sub 23 de la próxima semana–, Vigo tiene en el horizonte futuro repetir en los Juegos Olímpicos de 2022, que se disputarán en Pekín. "Cada año es un mundo y se van marcando objetivos particulares, pero sí que es cierto que la meta principal, el gran reto a largo plazo, es conseguir una plaza para los Juegos Olímpicos de Invierno del 2022. Tengo ganas de repetir y pelearé por ello al máximo cuando llegue el momento", asegura con ambición. De momento, además de participar en el Mundial sub 23 de Finlandia, este año competirá en varias pruebas de la Copa de Europa como las de Croacia y Eslovenia y en la Universiada, una prestigiosa competición del calendario internacional que se disputará en marzo en la ciudad rusa de Krasnoyarsk.

Etiquetas
Comentarios