Deportes
Suscríbete por 1€

Los andarines celebran San Jorge caminando de Zaragoza a Huesca

La Jorgeada, una caminata que une los 75 kilómetros entre Zaragoza y Huesca, cumple este sábado su XVI con más de 750 participantes, récord absoluto de la prueba.

Salida de la XV Jorgeada, el año pasado en la plaza del Pilar.
Salida de la XV Jorgeada, el año pasado en la plaza del Pilar.
Rafa Cored

Paso a paso, kilómetro a kilómetro, la Jorgeada de Aragón va camino de convertirse en todo un clásico. La marcha popular, organizada por Os Andarines d’Aragón, cumple este sábado su XVI edición y, como es tradición, volverá a unir en la noche de San Jorge Zaragoza y Huesca. 75 kilómetros de andada nocturna, con avituallamientos intercalados, que recorrerán más de 750 personas, lo que supone el récord absoluto de la prueba.

La salida, programada para el próximo sábado a las 22.00, cambia este año de ubicación. De la habitual plaza del Pilar al palacio de la Aljafería, ya que la marcha ha recibido la invitación de las Cortes de Aragón para formar parte del programa oficial de actos de San Jorge. "Nos han invitado y, por supuesto, teníamos que estar ahí", asegura José María Gallego, presidente de Os Andarines d'Aragón, la asociación organizadora de la caminata. Antes de la salida, todo aquel que lo desee podrá asistir a una visita guiada por la Aljafería y disfrutar de las actuaciones musicales de los Gaiteros del Rabal.

Allí estará, por ejemplo, Toni Abadía, el padrino este año de la carrera, que dará los premios del 2016 y cortará la cinta de salida. Por delante, 75 kilómetros salpicados de avituallamientos que los andarines suelen tardar en recorrer "entre 10 y 18 horas". "Hemos previsto un total de 12 avituallamientos, entre los que destacan la cena de pasta en San Juan de Mozarrifar, el bocadillo recuperador de Zuera, los tres avituallamientos nocturnos con bebidas calientes, la panceta de Almudévar con trenza de La Tolosana, la fruta y geles energéticos en los tres últimos y la paella final en Huesca", explica Gallego.

Participante Jorgeada.

Uno de los participantes en la Jorgeada 2016, en su llegada a Huesca.

Además de los avituallamientos, la organización dispondrá de seis autobuses, dos ambulancias y ocho vehículos de apoyo para que todo aquel que lo desee pueda regresar a Zaragoza o llegar hasta Huesca si tiene problemas o demasiado cansancio acumulado durante el camino. "Los autobuses se quedarán hasta que regrese la última persona a Zaragoza y los vehículos de apoyo portarán las mochilas de los andadores, que no tendrán que preocuparse de nada más que de eso, de andar", agrega el organizador.

Compañerismo y buen ambiente

Las experiencias de los participantes son inmejorables, con historias como la de Ángel Gonzalo, que afronta este sábado su cuarta Jorgeada. "Es un día en el que hay muchísimo compañerismo. Lo más bonito es el ambiente. Compartir experiencias con la gente, hablar con personas que no conoces y terminan siendo buenos compañeros…", apunta el aragonés, que este año quiere hacer la Jorgeada corriendo.

Porque, a pesar de que la organización ha suprimido la distancia "para corredores" (salían dos horas más tarde), algunos participantes tomarán la salida junto a los andarines y echarán a correr. "El año pasado tardé 12 horas y mi objetivo este año es hacerlo en 10. Por eso, mi idea es hacer los máximos kilómetros posibles corriendo o trotando", agrega ilusionado. "Por temas de logística, tuvimos que suprimir la categoría de corredores, pero entendemos que algunos quieran ir más rápido", afirma Gallego desde la organización.

Ya en Huesca, los miembros de Os Andarines d'Aragón plantarán, como cada año, un árbol conmemorativo de la Jorgeada y colocarán el pañuelo andarín a San Jorge.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión