Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Suscríbete

FIESTAS DEL PILAR

La Cruz de Lorena: una historia de reinas, doctores y 500 simbólicos claveles

Los oferentes del Hospital Royo Villanova harán este año un recorrido más breve pero con la misma responsabilidad de portar una ofrenda esencial para el manto de la Virgen.

La Cruz de Lorena se confecciona en la floristería Gálvez, en Las Fuentes, desde hace más de 40 años.
La Cruz de Lorena se confecciona en la floristería Gálvez, en Las Fuentes, desde hace más de 40 años.
Gervasio Sánchez | R. Labodía

Muchos zaragozanos, de los que ya peinan canas, aún conocen al Hospital Royo Villanova como El Cascajo. Corrían los años 50 cuando se levantó el que fue fue uno de los sanatorios antituberculosos más conocidos de España, que -conforme la cruel enfermedad fue remitiendo- se dedicó a otras especialidades relacionadas con la cardiología y la neumología.

De aquellos años germinales los trabajadores del hospital conservan una tradición sin la que la Ofrenda de Flores perdería gran parte de su esplendor: la entrega de la Cruz de Lorena. Es el elemento esencial del manto más próximo a la Virgen y tiene casi tanta historia como la propia Ofrenda, pues la confección de la Cruz se remonta al año 1960.

Momento culminante en el que se coloca la Cruz sobre el manto.
Momento culminante en el que se coloca la Cruz sobre el manto.
Oliver Duch

“Apenas dos años después de nacer la Ofrenda, a un enfermo ingresado en el hospital se le ocurrió que se ofreciera a la Virgen hecha con flores una gran Cruz de Lorena, que es el símbolo internacional de la lucha contra la tuberculosis desde 1902”, cuenta Antonio Caballero, neumólogo -ya jubilado- que preside la Asociación de la Cruz de Lorena. El paciente, al que atendía el doctor Val Calvete, recibía asiduas visitas de un alto funcionario del Ayuntamiento de Zaragoza y entre unos y otros nació la tradición.

La Cruz de Lorena está confeccionada con unos 500 claveles rojos y se engarza en el manto de la Virgen, que previamente ha sido tejido con claveles y gladiolos blancos. La idea inicial era que la portaran los propios enfermos del Cascajo, pero pronto se vio que su quebradiza salud lo hacía inviable. El Ayuntamiento propuso que fuera la Reina de las Fiestas y su corte de honor quien la acercara hasta la Virgen y así se hizo desde 1960 (la reina de aquel año fue Mª del Carmen Claramunt) hasta que en 1979 desapareció tal figura. Durante los años siguientes, la Cruz la llevaron pacientes a los que se les había dado de alta días antes, acompañados por personal sanitario, hasta que en 2006 surgió la Asociación Cruz de Lorena, formada por personal del hospital y amigos, “con la intención de que esta tradición no se pierda”.

Caballero cuenta que la Asociación tiene actualmente 326 socios y “se ha cerrado el cupo de inscritos porque ya es muy numerosa”. De hecho, en las últimas ofrendas prepandémicas se llegaban a juntar unos 600 o 700 oferentes por parte del Royo Villanova, lo que obligaba a fraccionar a los participantes en grupos. Este año, como el resto de colectivos, apenas podrán ser veinte oferentes y para decidirlos -cuentan- hubo que hacer un largo sorteo que se prolongó durante unas cuatro horas. Hay dos participantes con más protagonismos que el resto: quien porta la Cruz de flores, responsabilidad que este año recae sobre Alicia Gallego Gómez, y quien lleva el guion o el estandarte, que no tiene por qué ser trabajador del hospital, y que hoy será Pedro Roy Gaspar.

El grupo del Royo Villanova que portó la Cruz en 2019.
El grupo del Royo Villanova que portó la Cruz en 2019.
Oliver Duch

El trayecto que recorrerá este año la Cruz de Lorena también será mucho más breve que en 2018 o 2019, cuando acostumbraban a salir desde de la Diputación Provincial, en la plaza de España. Esta mañana del Pilar “nos han citado en la marquesina de la calle Jardiel, donde estaba el Restaurante Hispanidad, que es el punto desde donde se incorporarán los grupos especiales como los de Atades o Aspanoa”, explican desde la Asociación. “Somos un grupo privilegiado porque no entramos en el sorteo de horarios y nos avisan cuando se llena de flores el manto más próximo a la Virgen para acudir con la Cruz”, cuentan. Este hecho suele producirse sobre las 10.30, que es cuando numerosos fotógrafos abarrotan la plaza para uno de los momentos culmen de la Ofrenda.

Desde los inicios de la tradición, la Cruz de Lorena se confecciona en la floristería Gálvez, en el barrio de Las Fuentes. En un local de Compromiso de Caspe, Rubén Cebollero y su equipo, preparan una estructura de madera forrada de paja sobre la que se insertan los claveles rojos procedentes de Colombia y previamente ensartados en alambres. La labor es minuciosa y estuvo a punto de ser alterada en 2012 cuando el Ayuntamiento inauguró la alternancia de colores de mantos de la Virgen. “Nos reunimos con Jerónimo Blasco, que entonces era el concejal de Cultura”, cuenta Caballero. “La gente iba muy enfadada pero nos entendimos enseguida. Le preguntamos directamente cómo es la Cruz de Lorena y lo primero que dijo fue que ‘roja y de dos barras’, con lo que no había mucho más debate. Luego idearon el óvalo blanco sobre el que se coloca cuando el manto es rojo, como este 2021, para poder verla destacada”, explica el que fuera uno de los primeros MIR que se hicieron en el Royo Villanova.

Caballero, que es neumólogo, fue uno de los médicos jubilados voluntarios que se apuntaron para echar una mano durante la pandemia del coronavirus. Sin embargo, la experiencia de estos casi 300 doctores voluntarios (quién mejor que ellos para combatir un virus que se propaga por el aire) no fue del todo aprovechada por las administraciones.

Sobre la suspensión de la Ofrenda de 2020, Caballero apunta que se vivió “con tristeza”, pero “entendimos perfectamente que las circunstancias eran excepcionales. Había muchas ganas pero somos profesionales sanitarios y sabíamos que aquella suspensión era necesaria”. Este año la Ofrenda se vivirá con restricciones y entre vallas, pero -al menos- volverá a reeditarse una tradición, que se sigue con interés en muchos hospitales que han luchado contra la tuberculosis en medio mundo y que, con un apartado zaragozano, tiene su propia entrada en la Wikipedia.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todos los Planes del Pilar 2021.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión