Despliega el menú
Fiestas del Pilar

fiestas del pilar

La Policía busca a los autores de dos agresiones sexuales a una joven en la zona de Valdespartera

La mujer denunció que un varón, al que conocía con anterioridad, iba con otros que le obligaron a hacer dos felaciones. Las fiestas se pararon cinco minutos en repulsa por los hechos y este domingo hubo una concentración. 

Botellón junto al recinto del Espacio Zity de Valdespartera.
Los hechos se produjeron en el barrio de Valdespartera.
F. Jiménez

La Policía busca a los autores de dos agresiones sexuales sufridas por una joven en la madrugada del sábado el barrio de Valdespartera, en el entorno del recinto ferial. La muchacha, mayor de edad, denunció que fue obligada a practicar dos felaciones a dos individuos, a uno de los cuales conocía con anterioridad. Los agentes tratan de localizar a estas personas y se espera que su arresto se produzca en las próximas horas. 

Esta violación, la primera denunciada en el transcurso de estas Fiestas del Pilar, motivó que el Ayuntamiento de Zaragoza interrumpiera durante cinco minutos a las 19.00 todos los actos festivos organizados por el Consistorio, incluida la Ofrenda de Flores, como muestra de rechazo a cualquier tipo de acto sexista y de apoyo a la víctima. 

Además, y de acuerdo con el acuerdo pactado en el anterior mandato por todos los grupos municipales y renovado por el actual para escenificar públicamente la repulsa a los ataques sexistas, la corporación municipal se concentró este domingo en las puertas del Ayuntamiento.

Además, cerca de 200 personas se concentraron este domingo por la tarde en la plaza de España de Zaragoza en una protesta convocada por la Coordinadora de Organizaciones Feministas junto con la Asamblea 8M como muestra de apoyo y rechazo ante este nuevo caso de violencia sexista.

Según fuentes policiales, la joven formalizó la denuncia por la mañana ante la Policía y fue trasladada a un centro hospitalario para ser asistida, valorar la agresión sexual y poner en marcha el protocolo de atención sanitaria establecido para estos casos.

Al parecer, la víctima se encontró de madrugada con el joven, que iba con otros amigos, y presuntamente la intimidó y coaccionó para que le efectuara una felación tanto a él como a otro de sus acompañantes. Por lo tanto, en el caso de que sean detenidos y procesados por estos hechos, según el criterio del Tribunal Supremo con los cinco de la Manada, la acusación sería de dos agresiones sexuales atribuibles a cada uno de ellos, uno como autores y otra como cooperadores del cometido por el otro.

Hasta el momento se ignora la participación en los hechos del resto de varones, todos de nacionalidad española y, al parecer, alguno con antecedentes por otros hechos delictivos. La denunciante también es española. La investigación sigue abierta a la espera de localizar a los autores de los hechos.

La Policía Nacional no había recibido hasta ayer ninguna denuncia de esta índole y las fiestas estaban discurriendo con normalidad y sin incidentes de gravedad, a diferencia del año pasado, cuando se presentaron al menos siete denuncias por agresiones o abusos sexuales entre el 1 y el 15 de octubre.

Una de ellas, la que obligó a parar las fiestas por primera vez, fue archivada por la juez que instruyó la causa y ordenó que se abriera un procedimiento por presunta denuncia falsa contra ella y su novio. Tras la acusación falsa había una rivalidad y enfrentamiento entre grafiteros y, de hecho, la mujer y su novio habían amenazado a través de las redes al joven al que luego denunciaron por una falsa agresión sexual. 

El resto de los casos que consiguieron resolverse siguieron adelante y todavía están pendiente de aclararse otros, entre ellos el de una joven que manifestó a la Policía haber sido agredida por un taxista que la recogió en Valdespartera, se quedó dormida en el vehículo y cuando se despertó el conductor, que se había apartado de su ruta y la llevó a un descampado, la estaba sometiendo a tocamientos.

Tanto las fuerzas de seguridad del Estado como el resto de las instituciones implicadas en la lucha contra las agresiones sexuales recomiendan a cualquier víctima que llame a la Policía o a la Guardia Civil y denuncie inmediatamente los hechos.

Es muy importante informar a la víctima de que no debe cambiarse de ropa, ni lavarse, y en caso de violación bucal, ni comer, ni beber, ya que podrían eliminarse pruebas esenciales para la identificación y condena del agresor.

Etiquetas
Comentarios