Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Un acusado de una falsa agresión sexual durante el Pilar denuncia a la pareja que le inculpó

Detrás de la imputación ficticia hay un enfrentamiento entre grafiteros que se pisaban los dibujos y se insultaban en redes.

Audiencia Provincial de Zaragoza.
Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha confirmado el archivo definitivo de la causa abierta por agresión sexual contra F. M. V., que fue denunciado durante las pasadas fiestas del Pilar por A. V. F. y el novio de esta, J. M. A. Una vez cerrado el caso, los tribunales actuarán ahora contra la pareja por denuncia falsa, como así lo ordenó la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza, encargada del asunto. Además, el propio afectado, F. M. V., representado por la abogada Olga Oseira, va a denunciar a las dos personas cuyo testimonio le llevó a estar un día detenido, siete meses investigado policial y judicialmente y con una orden de alejamiento de la presunta víctima.

Al final, lo que subyace detrás de esta historia es un enfrentamiento entre grafiteros que A. V. F. y su novio J. M. A. mantenían con F. M. V., al que le habían tachando sus dibujos callejeros y escrito insultos encima de ellos. A raíz de descubrir quién había sido, intentó contactar con el varón pero fue la mujer la que le contestó con frases insultantes a través de Instagram.

Esta situación le llevó a intentar quedar en distintos sitios de Zaragoza con la pareja pero, según declaró, esta no acudió nunca a las sucesivas citas hasta la madrugada del 7 de octubre, cuando quedaron en verse en el parque de Las Delicias.

Cuando F. M. V. llegó al lugar acordado vio a la mujer, sola, sentada en una piedra y cuando le recriminó por qué se "cagaba en sus muertos" sintió que alguien le golpeaba por la espalda con una estaca en la cabeza y cayó al suelo, donde recibió dos golpes más. Se levantó y salió corriendo pero fue perseguido por la pareja y otro individuo al que no identificó. Poco después le dieron alcance de nuevo y, según contó, la mujer exhibió una navaja, lo que le hizo huir de nuevo y pedir ayuda a unos policías locales que vio en las inmediaciones. De hecho, la juez tuvo muy en cuenta que fue precisamente él quien solicitó el auxilio de la Policía y que tenía sangre en la cabeza.

La cuestión fue que al llegar al lugar donde estaban los funcionarios, la mujer les dijo que F. M, V. la había agredido sexualmente y que su novio se lo había quitado de encima golpeándolo con un palo. Ante estas manifestaciones, los policías procedieron a su detención y puesta a disposición judicial. En la Jefatura y en el juzgado ella declaró que estaba sola y se le había abalanzado encima y metido la manos entre las ropas. Aseguró además que no lo conocía de nada, cuando los mensajes que pudo leer la juez en el móvil del arrestado revelaron todo lo contrario. Y, a pesar de que la pareja los borró de Instagram a las pocas horas, tanto la magistrada como funcionarios de justicia y policiales los pudieron leer antes de desaparecer.

Etiquetas
Comentarios