Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento, Policía y espacios festivos se conjuran para evitar agresiones sexuales

Se han habilitado siete puntos de atención a posibles víctimas y los vigilantes de seguridad han recibido protocolos de actuación para retener e identificar a agresores.

Seis lugares de prevista afluencia en Espacio Zity.
Seis lugares de prevista afluencia en Espacio Zity.
Ayuntamiento de Zaragoza

Con un aforo máximo de 25.000 personas, el Espacio Zity se ha convertido en uno de los escenarios principales de las Fiestas del Pilar que comenzaron este sábado. Garantizar la seguridad de los miles de asistentes a las carpas es todo un reto, pero tanto la Junta Local como los vigilantes privados responsables del recinto confían en que el dispositivo que han diseñado funcione a la perfección y no se produzca ningún altercado grave.

Dentro de los retos a los que se enfrentarán policías y vigilantes aparecen agresiones, robos y la lacra de la violencia sexual, que a tenor de los últimos casos que han trascendido, ve abonado el terreno en espacios festivos en los que se dan cita miles de personas de diferentes edades.

No cabe duda de que el compromiso de la sociedad y de todas las instituciones aragonesas pasa por erradicar estas agresiones. Esta voluntad ha quedado plasmada en el nuevo decreto de Espectáculos, elaborado por el Gobierno de Aragón y que entró en vigor el pasado mes de julio.

La norma establece que en los grandes recintos festivos los vigilantes encargados de la seguridad tendrán potestad para identificar y retener a hipotéticos agresores sexuales, unas medidas que facilitan la posterior intervención de las fuerzas y cuerpos de seguridad, que son las que tienen competencia para practicar detenciones, en el caso de ser necesarias.

"Nuestro compromiso es de tolerancia cero con todas las agresiones sexuales", dice tajante Ángel Berlanas, director del dispositivo de seguridad del Espacio Zity. "Hemos elaborado unos protocolos de actuación y atención ante posibles agresiones que se han pasado a todos los trabajadores: desde vigilantes hasta camareros", detalla Berlanas. "Así", abunda, "una víctima puede dirigirse a un camarero y este le atenderá conforme a esas pautas y, rápidamente, avisará a los vigilantes por los equipos inalámbricos, que acudirán hasta el lugar".

El promotor del Espacio Zity, Míchel Pérez, explicó el pasado jueves, durante la presentación en sociedad del recinto, que todas las noches el dispositivo de seguridad será de en torno a 200 personas. "Se superarán en todo momento los ratios establecidos por el Gobierno de Aragón para el aforo que tenemos", precisó Ángel Berlanas.

Formación específica

El director de seguridad de las carpas de Valdespartera explica que todo su equipo ha recibido "formación específica" para atender estos casos, cumpliendo con la normativa vigente. "Lo primero que harán será tranquilizar a la víctima y hablar con ella de lo sucedido hasta donde se sienta cómoda. Después intentarán obtener la descripción del agresor, para intentar localizarlo", agrega. En el caso de encontrarlo, los vigilantes podrán retenerlo e identificarlo hasta la llegada de la Policía, a la que ya se habrá movilizado previamente.

El protocolo de atención incluye que la víctima sea trasladada al punto seguro (también llamado ‘punto morado’) habilitado en el recinto festivo, donde podrá recibir, según sus necesidades, asistencia psicológica, médica e incluso orientación por si quiere presentar una denuncia.

Este servicio, además de en el Espacio Zity, se ha habilitado en otros seis lugares de la ciudad (ver mapa) en los que se prevé gran afluencia de público. Estos espacios estarán identificados de forma visible con los mensajes de la campaña ‘No es no’ y serán atendidos por personal de Cruz Roja formado para afrontar este tipo de situaciones.

La directora general de Justicia e Interior del Gobierno de Aragón, Mª Ángeles Júlvez, es consciente de la importancia de la labor que se ha encomendado a los vigilantes en aras de la seguridad de las fiestas. "Se les pide un esfuerzo extra", valora Júlvez, que espera que no se produzca ninguna agresión durante las fiestas.

La directora general explica que la intención del Ejecutivo autonómico es crear una comisión de trabajo en las Cortes de Aragón para que todos los grupos políticos elaboren una ley integral contra la violencia sexual.

Etiquetas
Comentarios