Zaragoza

El juez archiva un caso de agresión sexual durante el Pilar e investiga a la mujer y su novio por denuncia falsa

La magistrada no ve ningún indicio de que la agresión fuera real y se cometiese tal y como dijeron los denunciantes.

Una de las entradas al parque Delicias, en la calle Duquesa Villahermosa
P. S.

La juez que ha investigado la denuncia presentada el 7 de octubre de 2018 por una mujer que dijo haber sufrido una agresión sexual en el parque de Las Delicias ha archivado el caso al no apreciar ningún indicio de que realmente se llegase a producir. En consecuencia, ha ordenado abrir un procedimiento por presunta denuncia falsa contra ella y su novio, así como un juicio por las amenazas y lesiones que recibió F. M. V. antes de ser detenido por la Policía Local.

Los hechos denunciados por A. V. F. y su pareja, J. M. A., llevaron al Ayuntamiento de Zaragoza a parar cinco minutos los actos de las fiestas, de acuerdo con el protocolo de respuesta institucional ante agresiones sexuales pactado por todos los grupos municipales.

En su denuncia, la mujer dijo que había sido atacada por un individuo cuando esperaba a que su novio saliera de los urinarios públicos. Contó que le había tirado al suelo y le había metido la mano por debajo de la ropa interior. Los gritos alertaron a su pareja, que le quitó de encima al supuesto agresor pegándole con una estaca de madera en la cabeza. La mujer y su amigo dijeron ante la Policía y luego en el juzgado que no conocían "de nada" a ese individuo y que "no lo habían visto en su vida".

Sin embargo, la investigación abierta ha revelado que esto no es cierto y que conocían perfectamente a F. M. V., con quien mantenían un fuerte enfrentamiento a través de las redes sociales por rivalidad en temas de grafitis. Es más, ha quedado demostrado que la pareja había quedado en verse a la 1.00 en el parque para saldar cuentas con él.

Todo esto quedó reflejado en unos mensajes de Instagram que se habían cruzado y que pudo ver la juez del caso, Mercedes Terrer, el mismo día que el detenido fue llevado al juzgado de guardia. Sin embargo, estas conversaciones fueron luego eliminadas por A. V. F. del histórico de conversaciones, como también averiguó la Policía.

El detenido, F. M. V., contó esa misma noche a la juez que había acudido a la cita y que cuando estaba hablando con la mujer, alguien le pegó por detrás con un palo en la cabeza. Acto seguido, salió huyendo y pidió ayuda a la Policía Local. Su abogada, Olga Oseira, pidió el archivo de la causa, ahora acordado por la juez.

Etiquetas
Comentarios