Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Fiestas del Pilar 2019

fiestas del pilar

El Ayuntamiento no restringirá el acceso a la plaza del Pilar en las fiestas

Se establecerá un perímetro de seguridad que variará en función del número de asistentes en cada momento.

Pregón de las fiestas del Pilar de 2018
Pregón de las fiestas del Pilar de 2018
Guillermo Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza ha descartado restringir el acceso a la plaza del Pilar en caso de afluencia masiva de personas durante las próximas fiestas del Pilar. Pese a que el gobierno de la ciudad valoró junto con la Delegación del Gobierno esta posibilidad, finalmente se ha decidido establecer otro tipo de medidas para garantizar la seguridad de los asistentes.

La Junta Local de Seguridad se reunió ayer, como cada miércoles de este mes, para avanzar en el dispositivo necesario para garantizar el disfrute sin riesgos de las próximas fiestas. En el encuentro se abordó de nuevo la capacidad de la plaza, el principal punto de reunión de la ciudad durante el Pilar.

La idea inicial era establecer un número máximo de personas en función de la capacidad de la plaza, que oscilaba entre permitir tres o cuatro por metro cuadrado. Teniendo en cuenta que durante el segundo fin de semana –con la estructura de la Virgen para la Ofrenda ya montada–, se dispone de 12.000 metros cuadrados, el aforo total de esos días oscilaría entre los 36.000 y los 48.000 asistentes.

Para controlar en tiempo real estas cifras, el Ayuntamiento ha licitado por 40.000 euros la instalación de un sistema de conteo en sus 13 accesos.

El debate entre las instituciones implicadas en la seguridad de las fiestas residía en si restringir la entrada de gente a la plaza una vez superados esos límites, tal y como se hace, por ejemplo, en la Puerta del Sol de Madrid durante las campanadas de Nochevieja. Sin embargo, el gobierno municipal ha decidido no llegar a tal extremo. Eso sí, la información que se obtenga con las cámaras de conteo permitirá «adaptar las medidas de seguridad a la ocupación de la plaza», según explican desde el Ayuntamiento.

En concreto, los responsables municipales y la Policía trabajan en establecer un perímetro o zona de seguridad en torno a la plaza que se irá ampliando o reduciendo en función del número de personas en su interior. Por ejemplo, se empezaría cortando al tráfico rodado el colindante paseo de Echegaray y Caballero, y se continuaría haciendo lo propio con puentes como el de Santiago o el de Piedra.

Etiquetas
Comentarios