Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Fiestas del Pilar 2019

fiestas del pilar

El Ayuntamiento estudia restringir el aforo de la plaza del Pilar a 36.000 personas

Debe decidir si limitará el acceso cuando se supere una ocupación de tres o de cuatro asistentes por metro cuadrado.

Ambiente en la plaza del Pilar durante las fiestas
Ambiente en la plaza del Pilar durante las fiestas
Aránzazu Navarro

El aforo de la plaza del Pilar durante las próximas fiestas podría limitarse a 36.000 personas. Es la cifra más restrictiva –pero posible– que manejan los técnicos municipales y los responsables en materia de seguridad, a partir de la cual se restringiría el acceso al espacio con más afluencia de la ciudad en esas fechas señaladas. La decisión dependerá del Ayuntamiento, que debe determinar si permite una ocupación de tres o de cuatro personas por metro cuadrado.

De momento, lo que ya se sabe son las dimensiones reales de la plaza durante las fiestas. Los primeros días contará con 18.000 metros cuadrados, pero con el montaje de la estructura de la Ofrenda de Flores y otros elementos, el espacio se verá reducido hasta los 12.000. Con estas superficies, ahora queda por determinar la afluencia permitida, algo que corresponde definir al Consistorio, y que este miércoles fue objeto de debate en la Junta Local de Seguridad.

Según detallaron fuentes oficiales, la normativa permite hasta cuatro personas por metro cuadrado. Eso elevaría la capacidad máxima de la plaza hasta las 72.000 personas en los primeros días, y las 48.000 en la recta final, con el armazón de la Virgen ya instalado. Sin embargo, parece que los técnicos consideran estas cifras «excesivas», y ven más razonable permitir una ocupación de tres personas por metro cuadrado. De esta forma, la capacidad del recinto oscilaría entre 54.000 y 36.000.

Durante los primeros días de las fiestas, cuando la superficie será mayor, tendrán lugar actos tan multitudinarios como el pregón del día 5, mientras que en la recta final, con las dimensiones limitadas a 12.000 metros cuadrados, se celebrará la Ofrenda de Flores o el concierto gratuito de Amaral, entre otros.

La decisión final tendrá una vital importancia, dado que la Junta Local de Seguridad apuesta por restringir el acceso a la plaza si se supera la ocupación máxima que se establezca, como ya ocurre, por ejemplo, en la Puerta del Sol de Madrid durante las campanadas de Nochevieja. Para ello, el Ayuntamiento ha licitado de urgencia un contrato para la instalación de cámaras en 13 accesos a la plaza del Pilar, que darán información cada pocos segundos del número real de personas allí presentes.

El sistema de conteo, que se instalará de forma temporal, solo para las fiestas, costará a las arcas municipales unos 40.000 euros –en función de las ofertas– y tendrá que identificar «sin pérdida de precisión» el paso de al menos 100 personas simultáneamente.

Perímetro de seguridad

Al margen de la restricción de acceso a la plaza en caso de asistencias multitudinarias, el Ayuntamiento establecerá zonas de seguridad en el perímetro, que se irán ampliando en función del número de personas presentes. Por ejemplo, con una determinada afluencia se cortaría al tráfico el paseo de Echegaray y Caballero, y con otra superior, se haría lo propio con el puente de Piedra o el de Santiago. Los términos concretos de estas medidas se definirán en los próximos días.

Igualmente, y a petición de la Policía Nacional, los técnicos del Ayuntamiento de Zaragoza están estudiando la iluminación de la ribera del Ebro, en especial a la altura del parque de Macanaz, donde se concentran cientos de jóvenes para hacer botellón. Los agentes quieren mejorar allí la seguridad.

Etiquetas
Comentarios