El Ayuntamiento de Zaragoza prueba ya soluciones para arreglar y reabrir el Balcón de San Lázaro

El PSOE critica que se esté degradando por una cuestión de "negligencia y dejadez" y pide priorizar este espacio.

Centro de Interpretación Balcón de San Lázaro.
Centro de Interpretación Balcón de San Lázaro.
Heraldo

El Ayuntamiento de Zaragoza ha comenzado a probar soluciones para reparar los desperfecto del Balcón de San Lázaro y reabrir el equipamiento, el único que sigue cerrado desde el estallido de la covid-19. El principal reto es evitar que siga entrando el polvo y la suciedad para garantizar la conservación de los restos arqueológicos, sin que por el momento se haya dado con la fórmula.

La concejala de Cultura, Sara Fernández, ha asegurado que ya en 2023 se procedió a cambiar el vidrio del lucernario, que estaba dañado, y a repasar los cordones de sellado. También se han hecho pruebas con materiales rígidos y transparentes, tipo policarbonato o metacrilato. La idea era “poner lamas entre las lamas abiertas”. “Pero las pruebas no han funcionado. Hay que encajar piezas rígidas entre la perfilería metálica, un trabajo artesanal, dado que cada tramo es diferente. Desde las brigadas nos han dicho que esa no es la solución oportuna y que van a hacer nuevas pruebas con otro tipo de materiales”, ha señalado.

A juicio del PSOE, lo que está ocurriendo es que los restos, de más de 800 años de antigüedad, se están degradando “por una cuestión de negligencia y dejadez”. “No han hecho ni una sola intervención provisional o de mantenimiento. El centro cultural ha desaparecido incluso de la web de Turismo, y eso que el Balcón de San Lázaro es una de las zonas más fotografiadas de la ciudad por sus vistas al Pilar”, ha remarcado la concejala socialista Eva Cerdán, que ha instado a “dar prioridad” a este espacio. “No queremos que dentro de un año o dos nos digan que, al haber estado tanto tiempo cerrado, los restos ya no se pueden exponer. No creo que suponga un excesivo desembolso para las arcas municipales”, ha agregado.

A este respecto, Fernández ha aclarado que los restos “no están a la intemperie, sino mal cerrados”, y que lo que se está haciendo es trabajar “con mucho celo” para protegerlos mejor. También ha confirmado que la intención es que el equipamiento vuelva a reabrir “de la mano de los vecinos del Arrabal”, que seguirían encargándose de las visitas guiadas.

Para que esto sea posible, los funcionarios tendrán que analizar la viabilidad técnica y económica de la solución que se adopte. “Trasladarán los resultados al área de Cultura y, con la decisión que tomen, se reabrirá”, ha señalado, destacando igualmente el importante esfuerzo que se hace desde el tejido vecinal para preservar el patrimonio de la ciudad.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión