Zaragoza
Suscríbete por 1€

El vandalismo se ceba con la Seo con nuevas pintadas en la fachada

La Iglesia, que ya presentó denuncia por los últimos grafitis, reconoce "preocupación".

Los nuevos grafitis pintados en la fachada de la Seo, ayer
Los nuevos grafitis pintados en la fachada de la Seo, ayer
José Miguel Marco

El vandalismo ha vuelto a cebarse con la Seo. La fachada de la catedral, Bien de Interés Cultural (BIC), ha amanecido en las últimas horas con grandes pintadas negras y rojas sobre la capa de cemento que aplicaron los servicios municipales de limpieza para tapar de forma provisional las anteriores, realizadas a principios de diciembre.

Los grafitis afectan tanto al tramo de la calle del Cisne como al más cercano a la calle de Pabostria. En su día, los vándalos pintaron consignas en favor de Marruecos, símbolos anarquistas y varios ‘te quiero’. Estos últimos han vuelto a hacer acto de presencia, ahora en color rojo y con grandes estrellas y corazones. También hay firmas y mensajes contra la Policía que ocupan prácticamente toda la fachada.

Fuentes del Arzobispado no ocultan su "preocupación" por lo que consideran un verdadero problema social y cultural. La propia institución llegó a pedir "medidas urgentes" para frenar los ataques contra el patrimonio histórico, un llamamiento que parece no haber surtido efecto, ya que el problema ha vuelto a repetirse mes y medio después.

La Iglesia ha presentado ya denuncia contra los actos vandálicos de diciembre, y no se descarta que vuelva a hacerlo tras este nuevo incidente. A finales del pasado año, la Policía Local pilló in fraganti a un grupo de jóvenes y terminó identificando a uno de 19 años que respondía a las iniciales Y. M. A. Lo hizo después de que este último tratase de inculpar a un amigo, menor de edad, para evitar las repercusiones legales. Esta vez, no obstante, se desconoce quién puede estar detrás de las pintadas, ya que, según confirmaron ayer los agentes, en las últimas horas no ha habido ninguna actuación a este respecto en la zona.

Este tipo de comportamientos pueden ser constitutivos de delitos por deslucimiento de bienes inmuebles y daños contra el patrimonio histórico, con sanciones que, por lo general, ascienden a cuatro veces el mal producido. El principal temor es que se vuelvan cada vez más frecuentes, ya que, aunque en el pasado han ocurrido episodios similares, no es habitual vivir dos en tan poco tiempo.

Las denuncias

En la Policía Nacional no solo constan denuncias por los últimos grafitis. También las hay, según explicaron fuentes del cuerpo, por otras más antiguas. El problema es que al datar de tanto tiempo y no existir cámaras ni testigos es prácticamente imposible dar con los infractores, una situación que se repite en puntos como la iglesia de la Magdalena y que ha llevado a sus responsables a desistir.

El hecho de que la Seo –uno de los mayores atractivos turísticos de la capital junto a la basílica del Pilar–, sea un bien protegido hace que no se puedan aplicar las mismas soluciones que en el resto de inmuebles de la ciudad, quedando descartado, por ejemplo, el uso de agua a presión para evitar posibles daños en la fachada.

Cualquier actuación debe pasar por la comisión de Patrimonio, y esta vez ni siquiera habría habido tiempo para tratar el tema en profundidad. Esto fue, precisamente, lo que llevó al Consistorio a aplicar de urgencia una fina capa de cemento ligero sobre los grafitis, una técnica que ya se había utilizado en otras ocasiones en connivencia con el Cabildo que buscaba "dignificar" la estética de la catedral y que, según recalcaron en su día desde Servicios Públicos, no afecta a la fachada.

Más afecciones

Todo esto hace que la imagen actual sea bastante llamativa, ya que en estos momentos conviven los ‘borrones’ negros y marrones que dejó la limpieza urgente de las brigadas municipales con los grafitis que acaban de aparecer, ‘comiéndose’ parte del atractivo de esta joya patrimonial.

Ya a principios de mes, solo unas horas después de que el Ayuntamiento actuase contra las pintadas de diciembre, aparecieron pequeñas firmas sobre el ladrillo, pero nada comparado con las de estas últimas horas.

Las afecciones, en todo caso, van más allá de la fachada de la Seo. Los grafitis llegan también a las puertas y fachadas colindantes, a las canaleras y a la propia señalización de la zona, con firmas en colores blancos y negros que pueden verse tanto en el entorno de la calle de Pabostria como en la parte posterior del monumento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión