Zaragoza
Suscríbete por 1€

sucesos

La Fiscalía acusa a 10 policías de Zaragoza de propinar golpes "de forma innecesaria"

Reconoce que los agentes se vieron obligados a reducir a la fuerza a cinco miembros de una familia que les lanzaron cristales, macetas y hasta un extintor. Pero considera que, una vez detenidos, "se extralimitaron".

El altercado se produjo sobre las 00.30 del 15 de marzo de 2020 en la calle de Santiago Lapuente de Zaragoza.
El altercado se produjo sobre las 00.30 del 15 de marzo de 2020 en la calle de Santiago Lapuente de Zaragoza.
HA

Un violento altercado registrado en el barrio Jesús de Zaragoza el 15 de marzo de 2020, apenas media hora después de entrar en vigor el confinamiento decretado en el estado de alarma, va a sentar en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial a cinco miembros de una misma familia y a diez policías locales. Los hechos que dieron lugar a esta causa se produjeron de madrugada en el número 5 de la calle de Santiago Lapuente, después de que varios vecinos llamaran a la sala del 092 para quejarse de la fiesta que habían organizado en un piso de la cuarta planta y del excesivo ruido que hacían.

Una primera patrulla acudió allí para pedir a los inquilinos de la vivienda que bajaran la música y dejaran de molestar. Pero sus requerimientos no fueron ni mucho menos bien recibidos. Todo lo contrario, varios integrantes de la familia que estaba de celebración reaccionaron de forma violenta y se pusieron a toser y lanzar escupitajos contra los agentes mientras gritaban que tenían el coronavirus. Finalmente, estos hombres se abalanzaron sobre los funcionarios y los persiguieron escaleras abajo hasta el portal, lanzándoles botes de cerveza y hasta un extintor.

La inesperada y agresiva respuesta de estas personas obligó a los policías a pedir refuerzos. Y no tardaron en presentarse allí numerosos compañeros, a los que los alborotadores también arrojaron cristales rotos y macetas. Como recuerda ahora la Fiscalía en su escrito de acusación, dada la «tensa y agresiva» situación, los agentes tuvieron que hacer uso de la fuerza y reducir a cinco personas: Raúl V. N., sus padres, Raúl V. L. y Sorat N. S., su cuñado Héctor F.G. y su prima Lesly B. N.

Todos ellos acabaron en el calabozo por delitos de atentado y lesiones, ya que seis miembros de la Policía Local de Zaragoza resultaron heridos.La mayoría presentaban lesiones de las que se recuperaron en unos días, pero uno de ellos sufrió una fractura en la mano derecha por la que fue hospitalizado y que lo tuvo alejado del servicio tres meses.

Los arrestos se produjeron entre las 00.30 y las 01.00 del 15 de marzo de 2020 en el barrio de Jesús de Zaragoza
HA

Penas de cárcel y multas

El Ministerio Público pide penas de un año de prisión para cada uno de los miembros de la familia por el delito de atentado. Por las lesiones, propone multas que ascienden en su conjunto a 10.560 euros, a los que hay que sumar otros 7.320 euros en concepto de indemnizaciones.

La Fiscalía considera que tampoco los agentes actuaron correctamente. «Tras reducir a los cinco acusados, reaccionaron de manera desproporcionada a la agresión inicial de estos, extralimitándose en el ejercicio de sus funciones», señala. Y va más allá, porque los acusa de propinar golpes «de forma innecesaria» a los detenidos, a alguno de los cuales hubo que poner hasta 14 grapas de sutura en la cabeza. Por todo ello, propone que a cada uno de los funcionarios encausados se le imponga una multa de 3.360 euros y que los diez indemnicen de forma solidaria a las víctimas con 1.050 euros.

La abogada Carmen Sánchez, que representa a la familia, llegó a acusar a los agentes de allanamiento de morada, pero entiende el juez instructor que no cabe imputarles tal delito. En cualquier caso, solicita que cada policía sea castigado con 9 años y 3 meses de cárcel. El letrado de los agentes, José Luis Melguizo, pide un total de 7 años de prisión y multas para la familia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión