Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Uno de los detenidos en Zaragoza tras decretar el estado de alarma se graba sangrando en el calabozo

Uno de los cinco arrestados por los ruidos en una fiesta celebrada en un domicilio del barrio de Jesús pide atención médica desde los calabozos de la comisaría del Actur mientras espera pasar a disposición del juez de guardia. 

Los hechos ocurrieron en la noche del sábado al domingo entre las 00:30 y las 01:00

No fueron tres sino cinco los detenidos por la Policía Local de Zaragoza en una intervención que pretendía acabar con el ruido en un domicilio de la calle de Santiago Lapuente. Tres hombres y dos mujeres, todos de la misma familia, acabaron en las dependencias de la comisaría de la Policía Nacional del Actur -donde se lleva a todos los arrestados- con diversas heridas, algunas suturadas y otras no, como se puede apreciar en los vídeos grabados por uno de ellos en los calabozos. 

Los arrestos se llevaron a cabo entre las 00.30 y la 1.00 del 15 de marzo, pero hasta este lunes por la tarde no está previsto que sean puestos a disposición judicial. En los calabozos permanecen tres varones, uno de ellos con una brecha en la cabeza que la tiene suturada con grapas, y otro con dos heridas abiertas en ambas muñecas. Si bien se observa que lleva vendajes, también se puede comprobar que sangra profusamente por ellas, en un calabozo compartido con otros dos detenidos.

La intervención policial, en la que intervinieron varios coches patrulla de la Policía Local, se produjo tras la llamada de varios vecinos que se quejaban de ruidos por una fiesta, al parecer por un cumpleaños, que se estaba celebrando en un domicilio particular, como informo Heraldo.es, unos minutos después de publicarse el decreto de alarma que limita la libertad de movimientos por la pandemia del coronavirus.

Los agentes acudieron al lugar para comprobar si así era pero los residentes, en principio, se negaron a franquear la entrada. La puerta, con cristales fue fracturada -se ignora si por quién- y cuando salió a la calle el primer arrestado fue reducido, al igual que los otros dos varones, como se aprecia en el vídeo. Los tres opusieron bastante resistencia y acabaron detenidos por esa razón y por atentado contra la autoridad. 

La Policía Local de Zaragoza ha explicado que la intervención fue fruto de una llamada ciudadanos molestos por el ruido. Añadieron que los dos agentes que llegaron en primer lugar fueron recibidos con agresividad y que lejos de atender su petición de que bajaran la música, les insultaron y arrojaron algún objeto. 

Ante esta situación, fue necesario pedir refuerzos. Como los residentes no cejaban en su actitud, finalmente fueron detenidos cuando salieron a la calle. 

Sigue la actualidad sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios