Zaragoza
Suscríbete por 1€

El 77% de los zaragozanos cambian sus hábitos personales, de ocio y movilidad por la pandemia

El 39% de los contagiados tiene secuelas de salud según la segunda encuesta municipal sobre la covid. El apoyo familiar, clave frente a una crisis que ha afectado más a las mujeres y a los barrios populares.

Una decena de personas cruza un paso de peatones en el paseo de la Independencia de Zaragoza, junto a las vías del tranvía.
Una decena de personas cruza un paso de peatones en el paseo de la Independencia de Zaragoza, junto a las vías del tranvía.
Oliver Duch

Tres de cada cuatro zaragozanos han modificado sus rutinas diarias como consecuencia de la pandemia. En concreto, el 77% asegura que su vida ha cambiado en aspectos como la alimentación o la higiene, el tipo de ocio, de consumo o el modo de desplazarse por la ciudad. Así se desprende de la segunda encuesta que ha impulsado el Ayuntamiento en colaboración con la Universidad de Zaragoza para conocer cómo ha afectado la covid a los vecinos de la capital. El sondeo, además, refleja que los indicadores de salud han mejorado algo desde la primera consulta (en 2020), pero todavía está lejos de lo que era habitual antes de una crisis sanitaria que ha dejado más secuelas entre las mujeres y en los barrios más populares.

El cambio de hábitos, ya sea propiciado por las propias restricciones sanitarias, por el miedo al contagio o por otros condicionantes, se ha dejado notar en todo tipo de prácticas diarias. Por ejemplo, el 30% de los encuestados aseguran que han aumentado su higiene y aseo personal tras dos años de pandemia, y algo más del 20% apuesta más que antes por una alimentación saludable. Además, un tercio de los zaragozanos han incrementado el tiempo de dedicación familiar, especialmente en los barrios donde hay una mayor carga de población dependiente.

En cuanto al tipo de ocio, la encuesta pregunta por el consumo de televisión, y si bien se ha normalizado en parte tras el ‘boom’ que ocasionaron los confinamientos, hay cambios que se han consolidado. Entre otros, casi el 40% de los participantes asegura que a raíz de la pandemia opta por plataformas de pago. Y en el caso de la movilidad urbana, un tercio de los encuestados reconocen que utilizan menos el transporte público, que ha sufrido una notable caída de demanda por el cambio de hábitos y el temor a los espacios cerrados. Por contra, el sondeo refleja cómo crecen los desplazamientos en bicicleta o patinete.

En cualquier caso, los desplazamientos por la ciudad han disminuido por la covid, lo que se ha traducido en un notable incremento del comercio electrónico. El 90% de los encuestados recurre a esta vía para sus compras.

En el ámbito laboral, casi la mitad de los encuestados (47,7%) indica que ha teletrabajado a causa de la pandemia y un tercio de ellos lo han hecho todo el tiempo desde que comenzó la crisis sanitaria. Los barrios donde más se ha extendido esta práctica han sido Casetas, Delicias, Distrito Sur y Miralbueno.

Quizá por todo este tiempo pasado en casa, el 7,5% de los zaragozanos han cambiado de residencia durante la pandemia, y de los que no lo han hecho, el 71,8% lo ha valorado en algún momento en busca de más amplitud y comodidades. Los vecinos que más han ambicionado un nuevo hogar son los del Casco Histórico (51%) y los que menos, los de La Almozara (11%).

Más tranquilizantes y tabaco

La encuesta, liderada por la Cátedra de Territorio, Sociedad y Visualización Geográfica y por el Grupo de Estudios de Ordenación del Territorio (GEOT) de la Universidad de Zaragoza, contó con la participación de 1.777 encuestados que respondieron las 52 preguntas entre noviembre y diciembre del año pasado.

Buena parte del cuestionario se centraba en las condiciones de vida y de salud de los zaragozanos. En este sentido, el 39% de los encuestados de covid muestran todavía secuelas, y entre la población en general, se aprecian problemas de ansiedad, insomnio o cansancio. Por ejemplo, la pérdida de sueño afecta a uno de cada cuatro vecinos, y en consonancia, el consumo de fármacos relajantes y para dormir ha crecido un 13% por culpa del coronavirus.

No es el único hábito poco saludable que se ha extendido en estos dos años. Aunque el consumo de alcohol se mantiene relativamente estable, el del tabaco sí que repunta según un sondeo que permite analizar los resultados en función del perfil del encuestado. «Los eslabones más débiles, las personas más vulnerables y, sobre todo, las mujeres sufren más las secuelas de la pandemia», apunta Ángel Pueyo, director de la Cátedra. A su juicio, además, ellas acarrean consecuencias económicas más graves y una «peor reinserción laboral».

El investigador agradece el apoyo del Ayuntamiento, de «todos los grupos políticos» y los agentes sociales en la puesta en marcha de una encuesta referente a nivel nacional. En la misma línea, el concejal de Participación, Javier Rodrigo, apunta que se trata de «una información muy útil» para el Consistorio, porque «ayuda a conocer la realidad de la ciudad» con la que «adaptar las políticas a las necesidades de los vecinos».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión