Zaragoza
Suscríbete por 1€

sucesos

Violenta agresión al vigilante de un súper en Zaragoza: "Te voy a esperar a que salgas para rajarte"

Los agresores habían intimidado a una cajera y la víctima les pidió que se marcharan y no volvieran por la tienda.

Los hechos se produjeron el jueves por la noche en un supermercado de la calle Delicias de Zaragoza.
Los hechos se produjeron el jueves por la noche en un supermercado de la calle Delicias de Zaragoza.
Google Maps

Los empleados del supermercado Mi Alcampo de la calle Delicias conocen bien a Anes H. y Moussa B., dos jóvenes de origen argelino a los que han denunciado en numerosas ocasiones por robos y hurtos. Acompañados de un tercero, menor de edad, estos volvieron a presentarse el pasado jueves por la noche en la tienda. Pero esta vez no se conformaron con hacer la compra sin pasar por caja, sino que agredieron y dejaron malherido al vigilante de seguridad, que tuvo que recibir después puntos de sutura en la cara.

Los responsables del establecimiento llamaron al 091 para denunciar un robo con violencia, por lo que enseguida se presentó allí una patrulla de la Policía Nacional. Con la descripción que les dio la víctima, los agentes hicieron una batida por la zona y lograron identificar y detener a los agresores, que fueron detenidos y puestos a disposición judicial el viernes.

El visionado de las cámaras de seguridad permitió comprobar que fue Anes H., de 23 años, quien se enfrentó directamente con el vigilante cuando este le pidió educadamente que no volvieron por la tienda. Y no solo las imágenes muestran también como el joven le empujó y le propinó varios puñetazos en el rostro.

Sobre este individuo pesa una orden de expulsión del país, lo que, sumado a su largo historial violento y a las amenazas que también lanzó al vigilante -«Te voy a esperar a que salgas para rajarte», le dijo– llevaron a la Fiscalía a pedir su ingreso en prisión. O en su defecto, una orden de alejamiento que le impida volver a pisar el supermercado de la calle Delicias.

La defensa, a cargo del letrado Luis Ángel Marcén, calificó la medida de «desproporcionada» y solicitó su puesta en libertad. El juez de guardia, optó finalmente por esta última opción, pero sí que prohibió a ambos jóvenes regresar por la tienda.

Cuando les detuvieron, portaban 1.105 euros en efectivo y un móvil que constaba como sustraído en los archivos policiales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión