Zaragoza
Suscríbete por 1€

patrimonio

McDonald's no encuentra la causa del derrumbe y reforzará todo el falso techo del local del Elíseos

La multinacional de comida rápida ha empezado las labores de desescombro, pero no podrá acometer la rehabilitación del techo hasta que lo autorice Patrimonio.

Material de obra preparado en el interior del McDonalds del Elíseos.
Material de obra preparado en el interior del McDonalds del Elíseos.
Heraldo

McDonald’s no ha encontrado las causas del derrumbe del techo en su restaurante de los antiguos cines Elíseos de Zaragoza. Según comunicó ayer la multinacional de comida rápida, las primeras inspecciones no han arrojado conclusiones claras sobre por qué se desplomó el pasado viernes parte de la estructura del salón principal, solo dos meses después de su apertura. No hubo que lamentar daños personales -el local estaba cerrado- pero sí materiales en un edificio que está catalogado por su interés patrimonial.

Fuentes de la empresa señalaron a HERALDO que cuando se abrió el local, se tomaron “las medidas oportunas para garantizar la seguridad de los empleados, los clientes y el patrimonio”, y que hubo una revisión específica del espacio entre el forjado y el falso techo. Pese a ello, solo dos meses después se desplomó un lateral de ese falso techo. “Su estado era correcto, por lo que no se han podido dilucidar las causas del derrumbe”, señalaron desde la multinacional.

McDonald’s ha iniciado estos días los trabajos de retirada de los cascotes. Este mismo jueves, fuentes cercanas a los trabajos informaron de que a primera hora de la mañana salieron por la parte trasera una buena cantidad de sacos de escombros de la estructura caída. Tras asegurar los elementos que puedan resultar peligrosos, McDonald’s ahora tendrá que redactar un proyecto, enviarlo al Ayuntamiento, esperar a que Patrimonio del Gobierno de Aragón le dé el visto bueno, pedir la licencia de obras, acometer entonces los trabajos y esperar a que se le autorice la reapertura.

Desde la multinacional apuntaron que la zona afectada se va a reparar, pero que además se va a hacer “un refuerzo general de todo el falso techo como medida preventiva”, y que se está en contacto con las autoridades “para garantizar el mantenimiento del edificio y su valor patrimonial”.

Según apuntaron fuentes de Urbanismo del Consistorio zaragozano, la multinacional debe enviar en los próximos días una memoria descriptiva y otra económica sobre los trabajos que se van a ejecutar. Estos deben ir encaminados a devolver a su estado original el techo y el resto de elementos que hayan podido resultar dañados. Previamente, el Ayuntamiento ya envió a McDonald’s dos órdenes, una para suspender su licencia de actividad hasta que el local esté en condiciones y otra de carácter patrimonial, para que ejecute una restauración adecuada para este inmueble, que está protegido arquitectónicamente. Cuando reciba las memorias descriptiva y económica, Urbanismo las remitirá a la Comisión Provincial de Patrimonio del Gobierno de Aragón, que deberá autorizar los trabajos.

Desde el Consistorio informaron que los daños han afectado a un lateral del techo del salón principal, y que los elementos centrales de esta cubierta, los más profusamente decorados, no han sufrido daños. No obstante, desde fuera en algún momento se ha podido observar en el suelo alguno de los plafones que salpicaban el techo, o bien porque se había caído o bien porque lo han descolgado ante el riesgo de que se desprendiera.

El plafón sobre el suelo que se ha podido observar desde el exterior.
El plafón sobre el suelo que se ha podido observar desde el exterior.
Heraldo

La ficha patrimonial del Ayuntamiento de Zaragoza habla de que la antigua sala de proyecciones de los cines, donde se ha instalado el salón principal del McDonald's, cuenta con una decoración en su techo en la que “destaca un gran plafón circular inspirado en los grandes palacios cinematográficos de los años 20 y 30 con decoraciones de motivos ornamentales renacentistas, candelieri, medallones y una araña de cristal en el centro, circundado todo por una gruesa moldura con magnífica decoración de cartelas”.

La obra de los cines, así como del edificio que lo acoge, lleva la firma del arquitecto Teodoro Ríos Balaguer. Se inauguró en 1944 y destaca por su decoración “clasicista, exquisita y suntuosa”, realizada “en materiales nobles, mármol, madera de caoba, latón, textiles trabajados con cuidados artesanales”. “Además, cuenta con el valor añadido de ser uno de los pocos cines de mediados del siglo XX conservados en Zaragoza que no han sufrido apenas transformaciones”, destaca el documento de Patrimonio.

Pese a ello, a finales de noviembre del año pasado se inauguró en estas instalaciones el decimocuarto McDonalds de Aragón, con un aforo de 245 personas y una plantilla de 45 trabajadores. El derrumbe del techo les ha obligado a cerrar solo dos meses después, y de momento no hay fecha para su reapertura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión