Zaragoza
Suscríbete

Retiran cinco nidos de cigüeña de la colegiata de Santa María y de San Pedro en Calatayud

Un equipo de los bomberos de la DPZ desmontó los refugios de estas aves para evitar riesgos.

Los bomberos se encaramaron a lo alto de San Pedro de los Francos para retirar los nidos.
Los bomberos se encaramaron a lo alto de San Pedro de los Francos para retirar los nidos.
Macipe

La colegiata de Santa María la Mayor y la iglesia de San Pedro de los Francos de Calatayud fueron escenario este lunes de un intenso operativo para desmontar varios nidos de cigüeñas presentes en algunos tejados y en sus respectivos campanarios. En total, fueron retiradas, a lo largo de toda la mañana, cinco estructuras, con un peso estimado de unos 1.000 kilos en total. En los trabajos participó un equipo de cinco bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza especializado en rescates en altura y cuyos integrantes pertenecen al parque de Ejea de los Caballeros, con quienes colaboró personal de otros parques.

La intervención fue autorizada por el Inaga y disponía de los permisos de los agentes para la protección de la naturaleza (APN) del Gobierno de Aragón. "Lo primero es asegurarse de que no están en cría, que nos den el visto bueno y si hay ejemplares adultos, que en muchos no hay, ahuyentarlos. Aunque con nuestra presencia no es necesario hacer mucho más porque se van solos", indicaba el miembro del equipo José Gómez antes de iniciar la actuación. "La limpieza se hace por los riesgos de desprendimiento de materiales sobre las estructuras y sobre los viandantes", explicaba.

En el caso de la torre de Santa María, los trabajos se realizaron a una altura de unos 50 metros. "Hay veces en que los restos se pueden tirar al vacío, pero aquí hay partes en las que no se puede hacer", advertía. Así, estos profesionales especializados en rescate vertical procedieron, en primer lugar, a una revisión de las estructuras y puntos desde los que empezar a trabajar: "Tenemos que colocar los anclajes para poder hacer nuestra labor seguros y eso lleva un tiempo", indicaba. A eso se añade la posterior colocación de "un sistema de cuerdas para retirar los residuos de forma controlada hacia donde nosotros queremos".

En Santa María se optó por un sistema de poleas.
En Santa María se optó por un sistema de poleas.
Macipe

Gómez recordaba que "normalmente pueden lanzarse al vacío", como sucedió con el más cercano a la oficina del Inaem, o se puede acceder con escalas. En esta ocasión, se optó por un montaje con cuerdas en las que se colocaban unas sacas de grandes dimensiones para depositar las ramas y otros restos que se desplazaban por el tendido abajo hasta un camión del servicio de limpieza del Ayuntamiento. "Uno sí que hemos podido tirarlo abajo, pero en el otro queríamos evitar problemas con un lucernario y el forjado", concretaba.

Sin viento

"Mientras trabajábamos no ha hecho viento, por lo que todo ha sido más fácil", relataba Gómez al finalizar. En Santa María han salido al exterior por un vano circular cerca del cimborrio: "Allí hemos trabajado dos personas, por lo que hay que duplicar el número de cuerdas y extremar la precaución. Pero todo ha salido bien, porque estamos preparados para esto y, además, ¡es lo que nos gusta!", concluía.

Por su parte, el abad de la colegiata y arcipreste de Calatayud, Jesús Vicente Bueno, recordaba que "el año pasado ya se intentó, pero por los problemas derivados de Filomena fue imposible". Con vistas al futuro queda pendiente la instalación de un sistema para evitar que las cigüeñas vuelvan a nidificar y retirar nidos de otras iglesias, como el Sepulcro.

Hace varios años se colocaron varias estructuras para disuadir la construcción de nidos en el casco urbano y que se encuentran en el camino verde en dirección a Terrer.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión