Zaragoza
Suscríbete

MEDIO AMBIENTE

El Bosque de los Zaragozanos va llenándose, de momento, de almendros

El Consistorio ha recibido más de 650 apadrinamientos individuales y los colegios se implicarán en las plantaciones a partir de la semana que viene.

Las primeras plantaciones se han llevado a cabo en el Canal, junto a Gómez Laguna.
Las primeras plantaciones se han llevado a cabo en el Canal, junto a Gómez Laguna.
José Miguel Marco

De momento hay que hacer un pequeño esfuerzo -cuando no un acto de fe- para imaginar lo que dentro de unos años será un frondoso bosque. Aunque esta semana han sido numerosas las plantaciones que se han ido haciendo (cerca de 400 almendros junto al Canal), la estampa de los campos aún dista de ser un vergel con las poderosas encinas rodeadas de plantas aromáticas.

La iniciativa del Bosque de los Zaragozanos, que tiene objetivo plantar 700.000 árboles alrededor de la ciudad, uno por cada ciudadano, parece que ha arrancado a buen ritmo. De hecho, la parcela dedicada a los almendros en la zona de los campos del Canal Imperial (por detrás de la Cooperativa de Taxis) ya está al completo y el Ayuntamiento confía en que el proyecto dé otro acelerón a partir de la semana que viene cuando el alumnado de los colegios comience a colaborar en los terrenos de Peñaflor. Estaba previsto que el alumnado (los primeros 600 chavales de los 19.000 con los que se contará) empezara a hacer estas plantaciones esta misma semana, pero las continuas lluvias han hecho que el terreno esté un tanto impracticable y haya habido que posponer la actividad.

En cualquier caso, según el área de Servicios Públicos, se están cumpliendo los plazos: “Con los datos más actuales disponibles, podemos decir que en este primer otoño-invierno de trabajos se van a plantar unos 30.000 árboles”, explican. Son, en realidad, ‘proyectos de árbol’, que aún tardarán en crecer, coger empaque, dar sombra… Fuentes municipales insisten en que este es el primer y fundamental paso, pero serán las generaciones futuras las que puedan disfrutar de estos espacios. “Es un proyecto de largo recorrido. Los almendros que se están plantando darán sombra a gente que no ha nacido aún. La idea del proyecto es dejar un legado para la ciudad”, explica Víctor Viñuales, presidente ejecutivo de Ecodes, al tiempo que argumenta que con este Bosque se responde al desafío de dulcificar el clima de las ciudades, dar más espacio a la naturaleza, combatir las olas de calor, reducir las emisiones…

Link, la mascota de Casademont, ha colaborado en el bosque.
Link, la mascota de Casademont, ha colaborado en el bosque.
Heraldo

De momento, concejales, representantes de empresas de la tierra, deportistas e incluso Link, la mascota de Casademont Zaragoza, han ido plantando pequeños almendros en un amplio terreno entre la prolongación de Gómez Laguna y la calle de San Juan Bautista de la Salle. Son ya medio centenar de firmas implicadas las que han apadrinado hectáreas completas de terrenos, pero al ser un proyecto ciudadano la intención es que se extienda también entre los zaragozanos de a pie. De hecho, mediante una donación de diez euros, cada zaragozano puede apadrinar un árbol y plantarlo, y está previsto que este desfile de ‘plantadores anónimos’ comience antes de finales de año (la fecha era el 27 de noviembre, pero las lluvias pueden trastocar el cronograma). 

Una de las novedades más curiosas es que estos árboles contarán además con una geolocalización que permitirá a cada persona que participe saber dónde están ubicados exactamente sus árboles y seguir su crecimiento año a año. En estos momentos, tras un mes de campaña, se han llevado a cabo algo más de 650 apadrinamientos personales, aunque son muchas más las preguntas a través de la web para interesarse y pedir información.

"Con el cambio climático y el crecimiento de las ciudades, el que no dé el paso ahora pierde el tren", dice Juan Barriuso, director de la cátedra de Bosques Urbanos de la Universidad

“Es importante que se involucren empresas, que estén a favor los agentes sociales y que los ciudadanos también den el paso. Están concienciados y mentalizados, pero quizá duden en apuntarse porque lo pueden considerar una cuestión política. Hay que entender que el proyecto superará esta corporación, la siguiente y las próximas… Es un legado sin signo político”, entiende Juan Barriuso, director de la cátedra de Bosques Urbanos de la Universidad de Zaragoza. El catedrático asegura que con las plantaciones “todo son beneficios porque, lejos de lo que pueda parecer, su mantenimiento (el riego los primeros años de crecimiento) es mínimo”. “El que no dé el paso ahora pierde el tren. Se sabe que las ciudades van a seguir concentrando la mayor parte de población en el futuro y es preciso rebajar su huella de carbono y afrontar con garantías el cambio climático”, dice Barriuso.

Desde el Ayuntamiento destacan que en 2022 la cifra de plantaciones se multiplicará, ya que “se aprovechará las dos ventanas de plantación que son la primavera y el otoño”. En el Consistorio se muestran satisfechos con la celeridad con la que se ha puesto en marcha la propuesta, llamada a ocupar 1.100 hectáreas en Zaragoza a modo de “cinturón verde”.

“Estamos muy satisfechos del avance de este proyecto, que fue presentado por el Gobierno hace un año y que ya está empezando a ser una realidad tanto en Campos del Canal como en Peñaflor. También estamos muy satisfechos con la respuesta que está teniendo por parte de la ciudadanía, de empresas, colegios y también del tejido asociativo y del tercer sector en general. Estamos seguros de que es un proyecto bueno para la ciudad, no solo para la Zaragoza del presente sino también la del futuro”, afirma la concejal Natalia Chueca.

Recreación del anillo verde en la zona del Canal Imperial.
Recreación del anillo verde en la zona del Canal Imperial.
Ayto. Zaragoza

Son tres zonas en las que se harán las plantaciones (los montes del Canal, Peñaflor y Las Planas) y las tipologías de árboles y plantas varían de unas a otras. “Las intervenciones serán de arbolado y matorral en función de las características del terreno: su orientación, orografía, la proximidad de zonas inundables… Se han planteado distintas variantes boscosas: una más mediterránea, otra de ribera y una última periurbana”, comentan.

En los planos orientativos que el Consistorio ha ido colgando en la web se aprecia cómo en la zona del Canal Imperial se reservan espacios para plantas aromáticas como lavanda, un área de carrascal, otra de sabinar, una tercera de olivos y un bosque mixto. Esta ha sido la primera zona en actuar porque sus terrenos ya habían sido preparados con anterioridad gracias al compost procedente del complejo para el tratamiento de residuos de Zaragoza.

Para el sector de Las Planas, que tan bien conocen los ciclistas que van por Cadrete y Valmadrid, se han seleccionado otro tipo de plantas por “el sustrato calcáreo y yesoso de los suelos” y, también, porque las plantaciones tendrán que integrarse en un parque eólico. En la zona más alta habrá encinas, coscojas, pinos y sabinas, mientras que más abajo se prevé un “sotobosque rico en especies como romero, espino negro, enebro, aliaga...”. Los valores paisajísticos de Las Planas se pueden subrayar como la gran atalaya que constituye la zona y desde la que se ve la depresión del Ebro.

Por último, en llamado ‘vedado de Peñaflor’, a unos 20 kilómetros del centro de Zaragoza, es también un pequeño reto porque hay que alternar los nuevos árboles con isletas de campos de cultivo. “La especie predominante es el pino carrasco, que es típica de la región mediterránea y resiste muy bien tanto las sequías prolongadas como las altas temperaturas”, explican los responsables del proyecto, que citan también otras pequeñas plantas (efedras, espinos negros, olivillas, lentisco, gayuba o sabina negra) para acompañarlos. En esta zona también “abundan los carrizales, que albergan gran variedad de fauna y muchas aves” como el águila real.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión