Zaragoza
Suscríbete

ayuntamiento de zaragoza

Repsol se une al plan de forestación de Zaragoza con 400.000 € para compensar sus emisiones

El Ayuntamiento ofrece suelo a empresas que quieran reducir con árboles su huella de carbono.

El alcalde, Jorge Azcón, y el presidente de la Fundación Repsol, Antonio Brufau, en la firma del acuerdo.
El alcalde, Jorge Azcón, y el presidente de la Fundación Repsol, Antonio Brufau, en la firma del acuerdo.
Miguel G. / Ayto

El Ayuntamiento de Zaragoza está buscando empresas que quieran compensar sus emisiones de CO2 a la atmósfera con la plantación de árboles para incorporarlos al ambicioso plan de forestación que se ha marcado el gobierno PP-Cs para los próximos diez años. De esta forma, las compañías que quieran equilibrar su huella de carbono podrán hacerlo a través del denominado Bosque de los Zaragozanos, que prevé plantar 700.000 ejemplares. La primera en hacerlo ha sido Repsol, que este jueves formalizó un acuerdo de colaboración dotado con 400.000 euros, pero el alcalde de la ciudad, Jorge Azcón, anunció que ya hay cerrados otros convenios similares.

La compensación de CO2 es un mecanismo que permite a las empresas –algunas obligadas por ley– ser neutras en carbono. Para ello, deben medir qué cantidad de este gas expulsan a la atmósfera y reducirlo en la medida de lo posible. Finalmente, pueden equilibrar aquellas emisiones inevitables con proyectos medioambientales en cualquier lugar del planeta, principalmente, con la plantación de árboles.

Hasta la fecha, la mayoría de los denominados sumideros de CO2 se han establecido en otras latitudes donde es más económico reforestar el terreno, pero ahora comienzan a crecer las alternativas en España. «En Zaragoza tenemos un gran término municipal, es el momento idóneo para incorporarse», apuntan desde el Consistorio.

Para ello, el Ayuntamiento debe inscribir los terrenos en el Registro de Huella de Carbono del Ministerio para la Transición Ecológica, una herramienta que articula los proyectos de compensación. Desde su creación, en 2014, el número de proyectos registrados por empresas asciende a 3.616 con un crecimiento exponencial: de 106 solicitudes el primer año a 1.149 en 2020.

En cualquier caso, no es válido cualquier suelo ni ubicación. Por ejemplo, la primera plantación del Bosque de los Zaragozanos tendrá lugar en el entorno del Canal Imperial, junto a San Juan Bautista de La Salle, un terreno urbano que no cumple los requisitos exigidos para este cometido. Pero otros muchos del término municipal sí, por lo que el Ayuntamiento ha comenzado a cerrar acuerdos con las empresas interesadas.

«Unir Zaragoza a empresas punteras en la transformación energética es una buenísima noticia, Repsol es la primera pero no será la única», apuntó Azcón tras la firma del acuerdo con la multinacional.

El presidente del Fundación Repsol, Antonio Brufau, destacó un acuerdo que calificó de «nueva economía», con impacto social, económico y medioambiental. En este sentido, la compañía no solo aportará 400.000 euros para la plantación de árboles en la capital aragonesa, sino que también colaborará con el Ayuntamiento en otro tipo de proyectos de sostenibilidad, como la rehabilitación de viviendas o la implantación de sistemas de reparto de última milla con colectivos vulnerables. «Comienza una larga relación institucional que será fructífera para los vecinos y para el medio ambiente porque tenemos intereses en común y juntos seremos más eficaces», destacó la concejal de Servicios Públicos, Natalia Chueca, que también abrió la puerta a acudir de la mano en busca de financiación europea para la puesta en marcha de proyectos de sostenibilidad.

«Decenas de millones»

El Ayuntamiento prevé plantar 700.000 árboles en la próxima década, uno por vecino. El proyecto está abierto a cualquier empresa o particular que quiera incorporarse y contempla, además, la participación de los centros escolares. Para este cometido, el gobierno PP-Cs ha previsto partidas por valor de 2,5 millones de aquí a 2025, a razón de 500.000 euros por año, pero el alcalde apuntó que en total harán falta «decenas de millones» para completar el objetivo.

Por este motivo, el regidor volvió a apostar por la colaboración público-privada a través de convenios como el firmado con Repsol. «Ya tenemos cerrados acuerdos con otras empresas que van a aportar al Bosque», señaló.

El coste, en cualquier caso, variará en función del tipo de árboles que se planten y las hectáreas finalmente reforestadas. «Un bosque urbano ronda los 30 euros por metro cuadrado, mientras que uno Mediterráneo cuesta 8», resumió el alcalde.

Además de los terrenos del Canal, el Ayuntamiento ha pensado también en la zona verde entre Las Fuentes y la Z-30, los márgenes del río Gállego, las riberas del Huerva sur o los Montes de Torrero. En total, más de 700 hectáreas para que el proyecto comience a dar sus primeros pasos, que se llenarán de arbolado y matorral.

Una fórmula al alza... incluso para particulares

La compensación de la huella de carbono mediante proyectos de sostenibilidad medioambiental es una herramienta cada vez más utilizada por las empresas y que, ante los próximos cambios regulatorios, va a ir a más. Hasta la fecha, solo tienen que acudir a este mercado de emisiones una serie de sectores (eléctricas, papeleras, cementeras...). Se calcula que en Europa hay 11.000 de estos grandes productores obligados a equilibrar el CO2 que expulsan a la atmósfera, y en torno a un millar en España.

El resto lo hace de forma voluntaria, aunque con un ojo puesto en el objetivo que se ha marcado la Unión Europea de conseguir un continente neutro de carbono en 2050, y con el otro en los cambios que prepara el Gobierno central.

En concreto, la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética obligará a las empresas a calcular su huella de carbono, elaborar un plan de reducción de emisiones y, en última instancia, compensarlas con acciones sostenibles.

«Estamos en un momento de cambio», reconoce Víctor Viñuales, director de Ecodes, una fundación pionera en el mercado del carbono. A través de la plataforma CeroCO2, articulan proyectos de equilibrio. «Ayudamos a medir las emisiones, a reducirlas y a compensarlas desde 2005», dice.

En los últimos años han ayudado a empresas, instituciones y eventos de todo tipo, como el Real Zaragoza, DKV, los Premios Princesa de Asturias, la Casa Encendida de Madrid o las Cortes de Aragón, pero la herramienta también está abierta a particulares. «Puedes calcular cuánto CO2 supone tu viaje de vacaciones y compensarlo», comenta Viñuales, que recuerda además que la plantación de árboles es la fórmula más habitual, pero no la única.

"Puedes calcular cuánto CO2 supone tu viaje de vacaciones y compensarlo"

«Se pueden desarrollar proyectos de energía renovable, sustituir cocinas de carbón de países del Tercer Mundo por otras menos contaminantes, o incluso basta con evitar la deforestación de plantaciones en riesgo», resume.

Viñuales confirma que hasta ahora los sumideros de CO2 se establecían en otros lugares del planeta porque «es más fácil reforestar en el trópico que en los Monegros», pero apunta a un cambio de tendencia. «Ciudades como Zaragoza quieren ser neutras y se están revalorizando estos mecanismos», concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión