Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales

Acusan a un hombre de abusar de su hijastra en Zaragoza y violarla cuando cumplió los 18

La joven ha relatado este martes en la Audiencia las terribles consecuencias de unos hechos que la han alejado de su madre y la mantienen actualmente en tratamiento psicológico y psiquiátrico. El acusado lo niega todo.

El acusado, durante el  juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
El acusado, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
HA

Dos años de abusos continuados a la hija de su pareja, cuando todavía era menor, que culminaron con la violación de la chica, nada más cumplir los 18. De eso han acusado este martes la Fiscalía y la abogada de la víctima a Carlos Gabriel T. V., para el que han pedido 16 años de prisión por “destrozar” la vida de esta joven. Como han recordado durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza, a raíz de estos hechos, la relación entre madre e hija es casi nula, la chica se ha tenido que ir a vivir con su padre y se ha visto apartada de su hermana menor. La terrible experiencia le ha dejado también importantes secuelas, hasta el punto de seguir en tratamiento psicológico y psiquiátrico.

Los hechos que se imputan al acusado se produjeron entre 2018 y 2020 en un domicilio de Zaragoza. Allí convivían la denunciante, su hermana pequeña, la madre de ambas y Carlos Gabriel T. V. “Al principio la relación con él era muy buena, se preocupaba mucho por nosotras”, ha reconocido la joven, refiriéndose a la etapa en que ella tenía entre 13 y 16 años. “Todo cambió después -ha apuntado-, cuando empezó a buscar cualquier excusa para hacerme tocamientos y a decirme cosas indebidas”. “¿De qué cosas hablamos?”, le ha preguntado la fiscal. “Por ejemplo, contarme que hacía tanto tiempo que no tenía relaciones sexuales -la madre estaba por entonces embarazada de gemelos- que estaba cachondo como un perro”, ha explicado.

La chica, a la que representa la abogada Candela Garríes, asegura que nunca se atrevió a contarle nada a sus padres porque se sentía intimidada y tenía miedo. “Me decía que si contaba algo, yo también lo pagaría”, ha declarado. Pero lo ocurrido el 10 de enero de 2020 supuso un punto de inflexión. Según la denunciante, aquella noche, aprovechando que su madre estaba en el hospital ingresada, el acusado se metió en su cama y acabó violándola. “Me quedé bloqueada”, ha dicho. Pero acabó contándoselo enseguida vía Whatsapp a una amiga y la madre de esta avisó a la Policía.

El presunto agresor fue detenido aquel mismo día y paso casi cuatro meses en prisión provisional. Sin embargo, actualmente está en libertad y ha declarado en el juicio sin custodia policial. El hombre ha sido categórico al asegurar que “nunca” sometió a la chica a tocamientos. Ha negado también la supuesta violación y ha dicho no comprender todavía por qué lo han denunciado. Lo máximo que ha reconocido es que en un par de ocasiones se acostó con su hijastra. “Pero una vez en vacaciones, por falta de espacio y en un apartamento donde había más gente. Y otra cuando tuvimos que compartir habitación en un hotel porque íbamos a ver a la hermana pequeña al médico.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión