Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

sucesos

La Audiencia no ve intento de homicidio en el ataque de un hombre a su esposa en Caspe

La Fiscalía pedía 12 años de cárcel para el acusado, de 64 años, pero solo cumplirá un año y medio por dos delitos de lesiones.

El acusado, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
El acusado, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Ni hubo tentativa de homicidio ni tampoco malos tratos continuados. A esa conclusión ha llegado el tribunal que juzgó a El Miloud B., de 64 años, por la agresión sufrida por su mujer, de 49, en el domicilio que compartían en el municipio zaragozano de Caspe. La Fiscalía pedía doce años de prisión para este hombre, al que defiende Alejandro Sarasa, pero la pena que cumplirá no excederá al final del año y medio.

La sentencia de la Audiencia Provincial descarta que el acusado pretendiera acabar con la vida de su esposa cuando tiró la mesa en la que estaban comiendo y la empujó contra la pared, asiéndola del cuello. Sin embargo, entiende que hay pruebas suficientes para condenarlo por dos delitos de lesiones o malos tratos, ya que al ataque del 29 de septiembre de 2019 suma las quemaduras que de forma intencionada le provocó con un cigarrillo en ambas manos ese mismo mes.

Durante la vista, la acusación pública preguntó directamente a la víctima si en algún momento temió por su vida, ya que eso dejó entrever cuando denunció los hechos en el cuartel de la Guardia Civil de Caspe. La mujer no llegó a responder de forma clara, algo que no han pasado por alto los magistrados. Este hecho, sumado a la naturaleza de las lesiones, les han llevado a rebajar el castigo. Máxime, cuando tampoco han considerado demostrado que la mujer sufriera malos tratos habituales.

Quemaduras con el cigarro

El tribunal de la Sección Primera no alberga dudas sobre la agresión, ya que dos menores que vivían en el piso de abajo vieron salir a la mujer al balcón pidiendo socorro. En cuanto a las heridas, cree que la que presentaba en la frente es compatible con un golpe de la cabeza contra la pared. Respecto a las «lesiones leves en la mandíbula y clavícula», descartan los magistrados que evidencien un intento de asfixia. El acusado negó cualquier maltrato o agresión en el juicio e intentó justificar las quemaduras que su esposa tenía en las manos diciendo que eran picaduras de las chinches. Pero tal posibilidad fue descartada por los forenses, que dejaron claro que eran lesiones provocadas por un cigarrillo encendido.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión