Zaragoza
Suscríbete por 1€

La producción de mascarillas de la bilbilitana DIMA, al 20% de capacidad

La empresa, que podría hacer hasta dos millones al mes, detalla que el coste de producción desde España es mayor, tanto por la mano de obra como por la calidad de los materiales. "El consumidor se tendría que preocupar dónde está hecha", insiste su gerente, Francisco Farrer.

Produccion de mascarillas en los laboratorios DIMA de Calatayud
Produccion de mascarillas en los laboratorios DIMA de Calatayud
MACIPE

La empresa bilbilitana DIMA, que en julio de 2020 abrió una línea para la fabricación de dos millones de mascarillas quirúrgicas al mes, produce en torno a un 20% de su capacidad total. Esta es la cifra que aportó este martes su gerente, Francisco Farrer, que recuerda que "la administración nos ha llegado a subvencionar el 80% del coste de la maquinaria y las instalaciones, pero nos tendrían que haber comprado, que no han comprado ni una, salvo alguna excepción". Lo hizo durante la visita a las instalaciones de la planta del presidente del PP de Aragón, Luis María Beamonte, a quien acompañaba, entre otros, el alcalde de Calatayud y senador, José Manuel Aranda.

Para explicar esta situación, el responsable de la firma, dedicada también y desde su origen a la fabricación de implantes médicos para cirugía, sostiene que "estamos preparados para hacer, según la demanda, uno o dos millones al mes, pero a precio europeo, porque nuestra mano de obra no es china y el estándar de materiales que elegimos no es el mismo que allí". De ahí, ahonda que "nuestro precio de fábrica sea de entre siete y diez céntimos y las chinas sean a cinco céntimos".

Por todo ello, Farrer defiende que "el consumidor se tendría que preocupar por saber dónde está fabricada, si en España o si es una empresa española que las compra allí y le ponen su nombre aquí". "Les costará dos ó tres céntimos más", puntualiza. Para poner en marcha está actividad, la empresa llegó a invertir cerca de 600.000 euros.

En cuanto al resto de su actividad, el responsable de la compañía indica que "hemos recuperado cerca del 75% de la producción de materiales médicos". "Estamos casi como antes de la pandemia y estamos pendientes de que otros países europeos, como Alemania y otros donde tenemos buena venta se recuperen", detalla, en referencia al aumento de actividad quirúrgica. En su caso, en julio, la caída de su actividad se cifró en un 80%, exportando a más de 60 países.

Asimismo, Farrer indica que también sigue adelante la línea de inyección de plásticos para laboratorio que anunciaron el pasado verano. "Es un ámbito muy especializado y localizado en el norte de Europa, pero nosotros ya trabajamos con implantes médicos y tenemos el nivel de seguridad para desarrollarlos", explica. Con estas piezas, indica "se pueden hacer las pruebas de diagnóstico para la covid y para enfermedades crónicas". A esta línea también se une la de realización de elementos veterinarios, como tendones artificiales.

Actualmente, los canales de venta de mascarillas de Dima son: farmacias de Aragón, Navarra y Guipúzcoa; la venta directa desde la fábrica a empresas y en varios comercios de distribución de material de trabajo y seguridad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión