Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

#YoComproEnAragón

#YoComproEnAragón

barrios de zaragoza

Propietarios de negocios en Arcosur: "Cualquier cosa que abriera aquí, funcionaría"

La llegada de tiendas y servicios no termina de arrancar en este barrio de 5.000 habitantes, que carece de cajeros automáticos o farmacias.

Los propietarios de varios negocios zaragozanos en el barrio de Arcosur.
Los propietarios de varios negocios zaragozanos en el barrio de Arcosur.
Guillermo Mestre

La vida en Arcosur es diferente a la vida en otros barrios de la ciudad. Pese a que se inauguró hace ya casi una década, su desarrollo no ha sido el augurado antes de que la crisis del 2008 estallara. Pese a que la construcción de nuevas viviendas se va desatascando poco a poco y continúan entregándose promociones, los servicios no terminan de llegar y el número de comercios de la zona es anecdótico.

Los 5.000 vecinos de Arcosur tienen que desplazarse hasta otros barrios para acudir a la farmacia o realizar un gesto tan sencillo como sacar dinero en un cajero. El supermercado más cercano está a 15 minutos a pie, ya en Valdespartera.

Con este panorama, pocos se han atrevido a establecer sus negocios en el barrio, aunque los que sí lo han hecho reconocen que no les está yendo nada mal. Es el caso de Beatriz Pardos, que desde hace poco más de dos años regenta una peluquería unisex en la avenida Patio de los Naranjos, la segunda que abrió sus puertas en el barrio. "Desde el primer momento tuvo muy buena acogida. El trabajo ha ido a más desde entonces", reconoce.

Pese a que la pandemia supuso un parón para su negocio, la lista de espera tras su reapertura era de hasta tres semanas. "Tenía mucho miedo de la vuelta, porque tres días antes de que nos confinaran me llegaron a cancelar el 50% de las citas", cuenta. Pero nada más lejos de la realidad, porque en enero pudo contratar a otra persona. Y es que, aunque la escasez de comercio puede ser un inconveniente para algunos, para los emprendedores puede ser visto como una buena oportunidad. "Casi cualquier cosa que la gente se decidiera a poner en el barrio, funcionaría", señala.

Beatriz Pardos regenta una peluquería unisex en la avenida Patio de los Naranjos.
Beatriz Pardos regenta una peluquería unisex en la avenida Patio de los Naranjos.
Guillermo Mestre

Pardos, vecina del barrio, tenía una peluquería en Delicias. Tuvo que cerrar y cuando decidió volver a ser autónoma, eligió su zona. "Arcosur es el barrio en el que menos competencia hay en todos los sentidos", apunta la peluquera, que dice estar “encantada” con su clientela.

Yongming Huang, conocido como Marco, también sabe lo que es no tener competencia. Él y su familia están a cargo del bar Arqueros, el único que queda en el barrio después de que otro cerrara por la pandemia. Lo cogieron justo un mes antes de que se decretara el confinamiento. "Tuvimos mala suerte. Ahora aguantamos como podemos. Sacamos lo justo para cubrir los gastos, sin casi sueldo ni para mí ni para mis padres", cuenta.

“Este barrio es tranquilo y hay mucho joven”

A pesar de las dificultades, siguen apostando por su establecimiento. "Invertimos mucho dinero y no queremos dejarlo. Es el único bar y la gente nos dice, ¿dónde vamos a ir si no a tomar una cerveza o un café?", dice. Las tapas -y sobre todo la tortilla de patata- son el punto fuerte del local. "Es frustrante ir a un bar de tapas y que solo tengan cuatro, por eso procuramos tener 40 variantes", explica Silvia Beltrán, la jefa de cocina.

Yongming Huang y su familia están a cargo del bar Arqueros.
Yongming Huang y su familia están a cargo del bar Arqueros.
Guillermo Mestre

A los clientes habituales, que han disminuido desde el inicio de la pandemia, se suman ahora los trabajadores de una obra cercana. “Menos mal que vienen todos los días”, comenta Marco, que también es vecino del barrio desde hace tres meses. "Estoy muy a gusto. Antes vivía en el Actur, pero allí hay mucha gente. Esto es más tranquilo y hay mucho joven", concluye.

El anterior propietario del bar Arqueros era Xian Kang Ye, al que todos llaman Álex. Ahora, es el dueño del bazar Artehogar, también en la avenida Patio de Los Naranjos. “Un conocido me dijo que el barrio iba a tener futuro. Ahora está demasiado parado”, apunta. Y es que Álex, que vive en Cuarte de Huerva, compró este local cuando todavía no habían llegado al vecindario los primeros residentes.

Álex es el dueño del bazar Artehogar, también en la avenida Patio de Los Naranjos.
Álex es el dueño del bazar Artehogar, también en la avenida Patio de Los Naranjos.
Guillermo Mestre

Además de artículos de ferretería y hogar, Álex tiene una pequeña sección dedicada a la alimentación. Es el único en el barrio que vende pan recién horneado y otros productos de primera necesidad. “En la zona de bazar sí que hemos notado bajada en las ventas, pero en la zona de alimentación, incluso han crecido”, señala.

El comercio estuvo cerca de dos meses cerrado, en una época en la que Álex reconoce que sintió "miedo" por todas las noticias que iban llegando. Y aunque el temor no ha desaparecido, ha dado paso al hastío. "Todo el día es el mismo tema. Antes teníamos más miedo que ahora", considera.

A quien la pandemia sí afectó de lleno fue a Carol Diloy, dueña de Arcopirata, una sala enfocada a la celebración de cumpleaños y eventos infantiles ubicada en el paseo Arqueros. "Inauguramos el 1 de marzo de 2020. Duramos 15 días abiertos", lamenta esta emprendedora, que asegura que tenían la agenda llena de reservas para los meses de marzo y abril.

Carol Diloy, dueña de Arcopirata.
Carol Diloy, dueña de Arcopirata, en el barrio de Arcosur de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Después de varias reaperturas y nuevos cierres intermitentes, el 19 de marzo les permitieron abrir de nuevo, aunque con cambios. “No podemos realizar nuestro servicio de alquiler y hemos tenido que reinventarnos lanzando talleres”, explica.

Desde el primer momento, los vecinos se han volcado con la sala, equipada con un parque de bolas, un futbolín y una máquina recreativa, entre otras cosas. “Decidimos montarla en Arcosur porque somos vecinos y tenemos un peque de seis años. Como padres, veíamos que los locales privados se demandaban bastante para celebrar cumpleaños”, cuenta Diloy.

Ahora, mira al verano con optimismo y con la esperanza de que suponga un punto de inflexión. "La vacuna ayudará muchísimo. Además, al abrir estos nuevos talleres y ver que se han llenado, creemos que cuando esto mejore va a funcionar muy bien", apunta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión