Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

La banda latina DDP se atribuye el crimen de la calle Princesa en Zaragoza y señala a su autor como un futuro líder

Las escuchas de la Policía confirman ahora su vinculación con un asesinato que los jueces nunca pudieron atribuirle. El descabezamiento de la organización en Zaragoza revela que estaban buscando armas para combatir a los Black Panther.

La Policía intervino machetes y droga a la organización durante la operación del pasado 2 de marzo
La Policía intervino machetes y droga a la organización durante la operación del pasado 2 de marzo
Policia Nacional

La banda latina Dominican Don’t Play (DDP) estuvo detrás del crimen de la calle Princesa, del que fue víctima el joven argelino Sami Hamidi el 17 de noviembre de 2018. Y el autor del machetazo mortal, un menor de 17 años conocido como Kiko, se estaría postulando como uno de los futuros líderes de la violenta organización. Así se desprende de los pinchazos telefónicos a los que la Policía Nacional sometió a finales del año pasado a algunos de los pesos pesados de los DDP en Zaragoza y que permitieron enviar a nueve de ellos a prisión hace solo unos días.

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 acaba de levantar el secreto de las pesquisas, lo que ha revelado también que la banda latina trataba de rearmarse para seguir librando su particular batalla contra sus históricos rivales, los Black Panther (BP). Una guerra que se ha recrudecido durante los últimos meses con auténticas batallas campales en algunos de los principales parques de la ciudad. Disputas que se han saldado con varios heridos graves y en las que se han intervenido numerosos machetes y armas blancas.

Los informes de la Brigada de Información de la Jefatura Superior confirman como actuales cabecillas de la banda a Steven Guarionex V. M., alias Biwan, Santiago L. V. (Colombianito) y Michael D. C. (Titua), tres de los arrestados durante la macrooperación del pasado 2 de marzo. Sin embargo, los las escuchas telefónicas ponen de manifiesto que estos temían acabar entre rejas y habían comenzado a hablar de un relevo al frente del ‘coro’ zaragozano. Y entre aquellos a los que los investigadores denominan "savia nueva", menores que han hecho ya su bautismo de sangre, la cúpula de los DDP destaca a F. G. S. (Kiko), condenado a ocho años de internamiento y tres de libertad vigilada como responsable de la muerte de Hamidi.

La Policía pone de manifiesto que la facción zaragozana de la banda considera suyo el barrio de San José, en el que viven la mayor parte de los miembros. Estos se mueven, sobre todo, por el parque de la Granja, un ‘centro logístico’ para la distribución de la droga entre sus camellos para la posterior venta, sobre todo en torno a las pistas de fútbol. También se agrupan a diario en el parque de la Memoria y en la plaza Mayor de San José, junto al centro cívico Teodoro Sánchez Punter. A este enclave lo conocen como ‘bloque 30’, un punto en el que sus enemigos BP se han grabado vídeos, una afrenta a su honor detonante de refriegas como la que recientemente tuvo lugar en el parque Delicias.

Precisamente, en la plaza Mayor se llevó a cabo un homenaje a Jeisson Giovanni Delgado Vélez, uno de los fundadores y exlíder de los DDP en Zaragoza que huyó de España para eludir a la Justicia y que falleció hace poco en Colombia al sufrir un accidente con su moto. En el mirador de la plaza colocaron una especie de altar y una cartulina con dedicatorias, firmas y fotos, así como velas y botellas de alcohol que consumieron en su recuerdo. Dicho altar sufrió un sabotaje por parte de los BP, lo que llevó a varios DDP a buscar su ‘vendetta’ en el parque del Tío Jorge, donde tuvo lugar una riña tumultuaria con machetes de grandes dimensiones, que se replicó de nuevo en San José.

Pistolas o ‘blikis’

La organización no se conforma con hacer acopio de machetes y navajas, sino que también tiene en su poder armas de fuego. En una reciente conversación entre Biwan y un DDP madrileño se hace referencia a la necesidad de recuperar las pistolas prestadas por "la mala situación que se está dando en Zaragoza". Otro de los cabecillas, Steven, tendría en su poder al menos dos ‘bliki’ (pistolas, en el argot), que intercambiaría con Madrid en función de las necesidades de uno u otro coro. Los DDP en Zaragoza no ven con buenos ojos ceder armas por su propia falta de medios.

Los abogados Carmen Sánchez, Carlos Vela, Javier Elía y Carlos Estremera, entre otros, solicitaron la puesta en libertad de los miembros más destacados de la organización -ilegalizada por el Tribunal Supremo- tras su detención a comienzos de mes, pero la juez de guardia ordenó el ingreso en prisión provisional de todos ellos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión