Zaragoza
Suscríbete por 1€

efeméride

Así fueron los comienzos del Paseo de la Independencia de Zaragoza: una creación al estilo parisino

Te invitamos a descubrir esta emblemática vía zaragozana con más de 200 años de historia, diseñada siguiendo el modelo de la rue de Rivoli de París.

Es una de las vías más transitadas de la ciudad. La favorita de muchos para ir de compras o simplemente pasear. Hablamos del zaragozano Paseo de la Independencia. Le proponemos conocer un poco más acerca de cómo surgió este emblemático espacio, con más de 200 años de historia.

La Guerra de la Independencia hizo estragos en la ciudad, y las casas, conventos e iglesias que ocupaban entonces el espacio que hoy ocupa el paseo quedaron destruidos. En 1811, el gobierno francés que ocupaba la capital aragonesa decidió crear una gran vía triunfal aprovechando el espacio comprendido entre la actual plaza de España y la plaza de Aragón. El arquitecto Joaquín Asensio inició el proyecto guiado por las ideas ilustradas que más tarde asumiría Martín de Garay, a partir de marzo de 1815 (fecha que hoy conmemoramos), bajo el nombre de Salón de Santa Engracia,  tras un parón sufrido en las obras en 1812 cuando los franceses abandonaron Zaragoza.

El modelo a seguir a la hora su creación fue la famosa rue de Rivoli de París. Es por ello por lo que lo que hoy es el Paseo de la Independencia recuerde a la calle parisina. 

Tiburcio del Caso, a partir de 1833, continuó con la construcción de un paseo central con dos caminos laterales. La construcción se fue completando con la implantación de fachadas porticadas, aunque los porches a ambos lados del paseo no fueron terminados por completo hasta los años sesenta del siglo pasado.

A finales del siglo XIX el paseo ya era el centro de buena parte de la actividad de la ciudad, lleno de cafés, quioscos de prensa y zaragozanos paseando por el bulevar. Fue a comienzos del siglo XX cuando recibió su actual denominación: paseo de la Independencia.

Desde entonces ha sido objeto de diferentes propuestas de diseño. La más importante fue el intento de prolongación de la vía hasta la basílica del Pilar, cuya polémica no se zanjó hasta 1968 con la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana, donde finalmente se desestimó la idea.

En 2002 tuvo lugar una gran reforma con el objetivo de ensanchar las aceras y construir un gran aparcamiento subterráneo. Esta última idea, sin embargo, no se pudo llevar a cabo tras el hallazgo durante las excavaciones de restos de los siglos X y XI. 

Poco después, y con motivo de la puesta en marcha de la primera línea del tranvía, se volvió a levantar la parte central del paseo de la Independencia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión