Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

efeméride

Tal día como hoy se encendieron las luces del Gran Teatro Iris en Zaragoza

El teatro, que abrió sus puertas un 24 de febrero de 1955, cambiaría su nombre pocos años después de su apertura por el del tenor aragonés Miguel Fleta.

Tal día como hoy se encendieron las luces del Gran Teatro Iris en Zaragoza
Tal día como hoy se encendieron las luces del Gran Teatro Iris en Zaragoza
Archivo Heraldo

Este miércoles se cumplen 66 años de la inauguración en Zaragoza del Gran Teatro Iris, proyectado por el arquitecto José de Yarza y García. Un 24 de febrero de 1955 comenzó su actividad con un espectáculo de jota a cargo de la Agrupación Raza Aragonesa.

Tal y como contamos al día siguiente en HERALDO, a su inauguración asistieron los representantes de los periódicos y empresas locales, los artistas de la compañía ‘Candilejas’ que actúa en el Teatro Argensola y algunos amigos particulares, entre los que se encontraba el arquitecto de las obras, señor Yarza. Una vez terminada la bendición del edificio, el párroco de la iglesia de Santiago, don Luis Calabia, manifestó que aquella inauguración tenía importancia “no solo para una empresa particular, sino también para la ciudad de Zaragoza por tratarse de una gran sala de espectáculos”, señalando que “el teatro y el cine deben ser escuela de buenas costumbres”. Seguidamente, el empresario Don José Parra acompañó a los invitados a recorrer el edificio por todas sus dependencias.

Contaba con un aforo de 1.710 butacas y un escenario de 9 metros de fondo y 16 metros de embocadura, la cual "superaba en dimensiones a todas las de España, a excepción del Liceo. La fachada es ya un anticipo de las enormes proporciones del teatro y de su moderno estilo”, contamos en HERALDO.

Así contamos en HERALDO la inauguración del Gran Teatro Iris
Recorte de la noticia publicada en HERALDO sobre la inauguración del Gran Teatro Iris
Archivo Heraldo

El nuevo Teatro Iris se construyó sobre la parcela que albergaba un complejo de espectáculos conocido como Iris Park (inaugurado en 1931), que contaba, entre otras cosas, con un cine, un teatro y una pista de patinaje. Fue derribado a finales de 1953 para elevar el nuevo edificio pensado tanto para la representación de obras teatrales como para la proyección de películas de cine.

El Iris cambiaría su nombre pocos años después de su apertura, en 1958, por el del tenor aragonés Miguel Fleta, a iniciativa de HERALDO DE ARAGÓN.

En la actualidad, el Teatro Fleta (situado en la avenida de César Augusto) es una de las cicatrices urbanísticas de la ciudad desde que cerró sus puertas al público el 14 de enero de 1999 con la proyección de 'La máscara del zorro'. En 1998, pasó a manos públicas al ser adquirido por el Gobierno de Aragón y aunque a lo largo de estos años se han planteado diversos usos para el edificio (sede del Centro Dramático Aragonés y de la Filmoteca de Zaragoza o de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión…) finalmente, ninguna de estas propuestas ha visto la luz. Lo que queda del Fleta continúa buscando recuperar la magia que tuvo en su día.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión