Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Malestar entre los vecinos del Gancho: "Mandan los malos, el resto tememos. Es el mundo al revés"

"Esto es un foco de delincuencia total. Habré llamado unas 200 veces a la Policía Local y a la Policía Nacional. Hacen todo lo que pueden, pero este asunto nunca llega a los juzgados", relatan.

Incendio en un edificio okupado de la calle Cerezo de Zaragoza.
Incendio en un edificio okupado de la calle Cerezo de Zaragoza.
Toni Galán

«Esto es un foco de delincuencia total. Habré llamado unas 200 veces a la Policía Local y a la Policía Nacional. Hacen todo lo que pueden, pero este asunto nunca llega a los juzgados. La realidad es que, al final, no se han tomado medidas durante los últimos cuatro años, cuando esto ha sido un sinvivir constante», resumía un vecino del barrio que pide «acciones contundentes» a las instituciones.

«Mandan los malos, el resto tenemos miedo. Es el mundo al revés, estamos desprotegidos ante esta gente. Aquí he visto agredir con una catana a una persona a las 12.30 de la mañana y nadie toma medidas, no hay consecuencias. Hay un tráfico constante de drogas, incluso por parte de menores. Es una verdadera mafia lo que se ha instalado aquí. Sabemos hasta quiénes son los capos, que se sienten intocables», añadía con desazón.

La okupación es otro de los problemas de los que se quejaba este vecino, que se siente agraviado respecto a otras zonas de la ciudad: «¿Por qué se tolera una okupación en la calle de San Pablo y, sin embargo, en la calle Manifestación no se permite? En quince días cerraron aquel hotel y aquí llevamos cuatro años soportando esta okupación. Si se toman medidas a poco más de 500 metros, que se tomen también aquí». «Hemos llegado a este punto de pasar miedo, hoy ni hemos podido dormir», remataba otro.

Piden cámaras en el sector

Los vecinos que se congregaron para observar la clausura del edificio coincidían en la necesidad de que se instalen videocámaras de vigilancia. «Parece que al otro lado de Conde de Aranda, en la zona de Pignatelli, están funcionando. Aquí tendrían que ponerlas en Boggiero, Cerezo, en el centro de Salud...», enumeraban.

Otro matrimonio que vivió el fuego «con agnustia» desde su casa protestaba porque «se ha permitido que el barrio se convierta en una ciudad sin ley». «Los de ese edificio pasaban de las normas, no respetaban el toque de queda ni nada. No tienen intención de convivir. Mejor que se vayan lejos de aquí».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión