Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Dos años y medio de cárcel por colarse en una guardería de Zaragoza y robar un carrito de 600 euros

La Audiencia rechaza el recurso del condenado, que tiene antecedentes por otros hurtos. A sus dos compañeros se les imponen 18 meses de prisión.

Un carrito de bebé es empujado en una imagen de archivo.
Un carrito de bebé es empujado en una imagen de archivo.
HERALDO

Saltar la valla de una guardería junto a dos compinches y robar un carrito de bebé en el que se guardaban algunas prendas infantiles y juguetes le ha salido caro a Luis R., que ha sido finalmente condenado por la Audiencia de Zaragoza a dos años y medio de prisión. La sección sexta confirmó la pena del juzgado de lo Penal número número 7, que fue recurrida por el letrado del condenado. El fallo, en el que se considera culpable de un delito de robo con fuerza en las cosas, detalla que el hombre tiene antecedentes por otro hurto y por el intento de otro más. Por ello, la sustracción del carrito y del resto del botín, valorado en 610 euros, lo convierten en reincidente.

Los otros dos participantes en el golpe –de los que solo uno tiene antecedentes– se enfrentan a penas de menor calado: ambos han sido condenados a un año y medio de cárcel. El letrado que representa a uno de ellos llegó a un acuerdo para sustituir la pena privativa de libertad por la prohibición de entrar en España durante un lustro. Además de las penas de prisión, los tres autores del robo deberán abonar de forma conjunta y solidaria a la propietaria del carrito y del resto de los objetos los 610 euros que se le sustrajeron.

El hurto ocurrió hacia las 15.30 del jueves 19 de abril de 2018. Esa tarde, los tres amigos se encontraban junto a la guardería Pirineos, ubicada entre la avenida de San Juan de la Peña y las calles Valle de Broto y Valle de Gistaín, en el barrio del Arrabal de Zaragoza. La Fiscalía entiende como hechos probados que, «actuando de común acuerdo y al unísono y con la intención de obtener un beneficio económico, saltaron la valla de dos metros de altura de la guardería, se introdujeron en su patio interior y sustrajeron un carrito de bebé marca ‘Bugaboo’, que portaba en su interior una chaqueta de bebé, saco, paraguas infantil, plástico protector de lluvia, mochila y varios juguetes».

El camarero del bar Cómic, ubicado enfrente del centro educativo, presenció los hechos, por lo que testificó en el juicio oral, en el que reconoció a los acusados, que según él estuvieron «enredando» con la sillita por los alrededores del establecimiento.

Se culparon entre sí

Durante la sesión, los dos cacos que han sido condenados a un año y medio de cárcel se señalaron entre sí como autores materiales del robo. Uno de ellos dijo que el otro se marchó del lugar con Luis mientras ambos empujaban el botín, cuyo destino no quedó claro ya que nunca llegó a aparecer. Los letrados recurrieron las penas por considerarlas desproporcionadas y por «error en la apreciación de las pruebas».

En el caso de Luis, el fallo sostiene que «la pena de dos años y seis meses de prisión es la adecuada al delito de robo con fuerza consumado» y que, «con la concurrencia de la agravante de reincidencia, obliga a imponer la pena mitad superior» estipulada por ley, que va de dos a tres años.

Etiquetas
Comentarios