Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

Bares y hostelería

Mr. Dumbo: “Celebramos nuestro 35 aniversario sin poder vivir de lo nuestro”

El establecimiento de comida mediterránea con influencia siria está capeando la crisis gracias al envío a domicilio, pero sus dueños se preguntan hasta cuándo podrán aguantar.

Ángeles Marco, en Mr Dumbo.
Ángeles Marco, en Mr Dumbo.
C.I.

Siguen pasando los meses y la situación comienza a volverse demasiado dura para aquellos establecimientos que no han echado la persiana pues las fuerzas empiezan a flaquear. Así lo explica Ángeles Marco, fundadora en el año 1985 del bar Mr. Dumbo, ubicado en el número 2 de la calle de Luis López Allué, a escasos metros de la Universidad de Zaragoza.

“Jamás he andado tanto como ahora que he de entrar y salir a la terraza sin parar”, explica. Este ha sido tan solo uno de los cambios pues el local luce bien distinto a lo que su clientela habitual estaba acostumbrada. Ahora cuenta con varios botes de gel y pañuelos de papel, así como con un timbre con el cual avisa a quienes van a recoger sus pedidos de que la comanda está lista. “La gente joven sigue viniendo, pero la mayor no. No pueden permitirse estar a la intemperie tomándose un café”, lamenta Marco.

El interior permanece completamente vacío mientras, en la terraza, actualmente al 50%, unos pocos valientes se atreven a tomar un café esta mañana, a pesar de la niebla y la bajada de las temperaturas. “Tampoco tenemos servilleteros ni cartas, aunque decidimos poner un menú en un soporte de madera porque la gente mayor no se aclara con los códigos QR”, prosigue la zaragozana.

Abdul Misto, su hijo Alberto y
Abdul Misto, su hijo Alberto y Ángeles Marco
C.I.

“Después de 35 años… quién nos iba a decir nada de esto. El pasado 26 de octubre celebramos nuestro aniversario sin poder vivir de lo nuestro. Varias veces me ha entrado la llorera. La situación es fatal”, lamenta la hostelera que, aunque asegura que lo primero es la salud, reconoce que la situación comienza a superarle: “Es una impotencia total, por qué me tengo que ver yo en esta situación a mis 55 años después de toda la vida trabajando, y como yo, miles de personas”.

Para la hostelera, el local de Mr. Dumbo siempre ha sido su casa. Largas jornadas de trabajo durante más de tres décadas y la gestión conjunta con su marido, Abdul Misto -de origen sirio-, así como el hijo de ambos, Alberto, lo corroboran. Y no solo eso, sino que este negocio familiar da trabajo a otras siete personas: “En marzo los tuve que meter en el ERTE, ahora estamos tratando de aguantar porque ellos también tienen familias a las que sacar adelante y no es justo para nadie”.

Todo empezó el pasado mes de marzo. Tras proceder al cierre del local durante cinco semanas, de mayo a junio abrieron trabajando solo a domicilio. “Veníamos mi marido, mi hijo y yo, solos. Estábamos durante más de 12 horas cada día, pero era la única opción que teníamos para, al menos, cubrir gastos”, asevera.

Sin embargo, la zaragozana asegura que la situación les está asfixiando. “Es muy angustioso y crep que se están cebando con la hostelería. Aquí cumplimos escrupulosamente todas las medidas. En cuanto se levanta una persona de la mesa vamos a limpiarla. He ido en tranvía y no he visto a nadie detrás de mí con una bayeta para limpiar dónde me he apoyado”, señala. Además, pone en duda que las medidas sean las más apropiadas dada la situación actual. “No tiene sentido que no se pueda cenar en un bar, donde garantizamos que se respeten las normas de seguridad, y que se pueda juntar la gente en casa sin ningún tipo de control”, reivindica.

Hoy, asegura tener miedo de lo que pueda pasar durante los próximos meses: “Tan solo hay que darse una vuelta por Zaragoza para ver lo que esta crisis está provocando. Por supuesto que la salud es lo primero, pero tenemos que comer… si se hunde la economía también nos hundimos todos”.

Objetivo 2020: subsistir

El bar Mr. Dumbo ha optado por volcarse en dos vías de negocio en las que llevaba tiempo trabajando, tanto el envío a domicilio como el ‘take away’. “Llevamos muchos años trabajando ambas opciones. Lo que pasa es que esta parte del negocio ha pasado de representar el 20% a ser la única opción que tenemos para tratar de subsistir lo que nos quede”, explica Marco.

Además, asegura que para aquellos que han empezado completamente de cero tiene que estar siendo una tarea muy complicada. “Esto no es llegar y ponerse a repartir. Es crear una web, hacer fotos, contratar una empresa de reparto… no es nada sencillo”, asevera.

Otro factor fundamental es diferenciarse: “La gente no pide un bocadillo de jamón para llevar ni cosas que se pueden hacer en casa”. Por eso, su oferta, especializada en comida siria, está teniendo una gran aceptación. Desde su famoso falafel o los tradicionales dulces árabes que permanecen expuestos en la barra, hasta la conocida hamburguesa Mr. Dumbo, entre otros platos, conforman la oferta. 

Etiquetas
Comentarios