Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Una joven denunció a un hombre por violación y el ADN reveló que fueron dos

La Fiscalía pide 14 años de cárcel para dos acusados de agredir sexualmente a una mujer afectada por alcohol y drogas,

Los dos acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial.
Los dos acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial.
Guillermo Mestre

La prueba de ADN, clave en las investigaciones criminales, se reveló trascendental en un caso de violación. Tanto, que la víctima denunció haber sido agredida sexualmente por un individuo y la base de datos policial descubrió que podrían haber sido dos. Hasta ese momento, el proceso judicial se había dirigido contra un único acusado: el hombre al que sorprendió encima de ella, penetrándola, tras haber quedado en un estado de semiinconsciencia producto del consumo de alcohol, drogas y medicación. Pero, a raíz de tan importante información, se amplió al segundo, que resultó ser el compañero de piso del anterior, con el que había estado tomando cervezas y esnifando cocaína.

Los acusados, Slimane B. y Nouredine B., fueron juzgados este jueves en la Audiencia de Zaragoza. La Fiscalía pide para cada uno de ellos 14 años de cárcel, mientras que la acusación particular, ejercida por el abogado Alfonso Force Navascués, solicita 15. Sin embargo, la defensa, a cargo de Carlos Jiménez, plantea la absolución al entender que las relaciones fueron consentidas.

Los hechos ocurrieron en abril de 2017 en un piso de la calle Ciprés en el que vivían los dos procesados. Nouredine B. declaró que se encontraron por la tarde con dos chicas jóvenes (que habían sido pareja), tomaron cervezas con ellas y subieron a su casa para seguir la fiesta. "Ellas llevaban medio gramo de cocaína. Yo no tomo drogas", manifestó. Allí continuaron bebiendo cerveza y fumando hachís hasta que una de ellas, cansada, se marchó.

La otra se quedó y según el acusado, le "obligó" a tener relaciones sexuales con ella. "Yo no quería –reiteró–, pero empezó a hablar de sexo y...". El procesado llegó a decir que la chica, desnuda, saltó de su cama a la de su compañero de piso para tener relaciones también con él. Sliman B., obviamente, ratificó punto por punto las declaraciones de su amigo.

Muy distintos fueron los testimonios de la joven denunciante y su amiga. La primera admitió que estuvieron tomando cervezas en un bar y luego las invitaron a tomar cocaína y fumar hachís en su casa, pero no coincidió en nada más. Explico que de madrugada, la amiga se marchó y ella se quedó porque estaba "muy cansada" y "somnolienta" y "casi inconsciente". "Recuerdo que me desperté y tenía a uno de ellos (Slimane B.) encima. No me lo podía quitar de encima", contó.-Cuando lo logró, se levantó y se marchó. En la calle, en estado de shock, llamó a la otra joven para decirle que la habían forzado y que avisara a la Policía.

Los forenses apreciaron que tenía lesiones de sujeción en los brazos y las rodillas. En el hospital le tomaron muestras vaginales y de las ropas. Ella denunció a Slimane B. por agresión sexual. Al tiempo, se enteró de que la Policía había hallado ADN de otra persona, concretamente de Nouredine B., ya que este había sido detenido anteriormente por hechos similares (y le tomaron muestras biológicas), aunque luego resultó absuelto, según indicó su abogado. 

Sin embargo, la muchacha no es consciente de que este hombre también la violara. Esta ausencia de recuerdo es, según las forenses, compatible con el consumo de alcohol, cocaína, hachís y medicación para la epilepsia. Además, las dos jóvenes contaron que habían estado la noche anterior de fiesta y sin dormir, lo que contribuyó a su cansancio y somnolencia. 

Etiquetas
Comentarios