Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Azcón aplaza la reordenación del bus y el estreno de la nueva línea este-oeste por la pandemia

PP-Cs ve inviable la reestructuración y prevé hacerla con el nuevo contrato del servicio en 2023. La ruta circular que debía sustituir desde julio a la línea 2 del tranvía queda en suspenso.

Un autobús urbano de la línea 35 y un tranvía circulan por el paseo de la Independencia de Zaragoza.
Un autobús urbano de la línea 35 y un tranvía circulan por el paseo de la Independencia de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La reordenación de líneas del bus urbano de Zaragoza tendrá que esperar. El gobierno PP-Cs ha decidido aplazar la reestructuración en la que llevaba trabajando desde hace más de un año ante la actual crisis que sufre el transporte público de la ciudad como consecuencia de la pandemia. 

La caída de la demanda de viajeros, que en la actualidad roza el 40% tras alcanzar picos del 97%, ha causado un agujero económico en el servicio de cerca de 20 millones de euros que, según fuentes municipales, hace inviable acometer los cambios previstos. La víctima más inmediata será el eje este-oeste, ya que el bus debía ser la alternativa a la descartada línea 2 del tranvía con 700.000 kilómetros anuales queda de momento en el aire.

La llegada al gobierno municipal de la coalición PP-Cs supuso un cambio en la política de movilidad de la ciudad que estuvo marcada por la apuesta de su nueva responsable, la concejal Natalia Chueca, por el refuerzo del bus urbano. El principal medio de transporte público de la ciudad debía además asumir, entre otros retos, el déficit de servicio que sufre desde hace años el eje este-oeste, después de que la futura línea 2 del tranvía fuera enterrada por su elevado coste.

Con ese objetivo, y el de modernizar una red de líneas que "no se adapta a las demandas", según indicaron en su momento desde el área de Movilidad, se abordaron los trabajos de estudio para acometer el cambio de la actual configuración del bus urbano. Entre otras mejoras, se apostó por aumentar la velocidad comercial, crear trayectos internos en los barrios más poblados, ampliar el horario de servicio y estrenar más líneas circulares.

Una de ellas, de hecho, sería la encargada de reforzar el servicio en el eje este-oeste. Para ello, el gobierno PP-Cs aprobó una dotación extra de 700.000 kilómetros en el plan anual del bus que debía ponerse en marcha el pasado mes de julio. También contemplaba la prolongación de la línea 21, una demanda vecinal.

Sin embargo, la pandemia ha dado al traste con estos planes. "El actual agujero económico está poniendo en riesgo el equilibrio del transporte público de Zaragoza", advierten fuentes del equipo de gobierno de Jorge Azcón. El desplome en la demanda de usuarios por las restricciones sanitarias, el parón de la actividad y el teletrabajo, entre otros motivos, se sitúa estos días en el 40%, pero durante el estado de alarma llegó al 97%.

Como consecuencia, y dado que el Ayuntamiento asume el coste de la mitad de cada billete, el agujero económico para las arcas municipales alcanza los 20 millones de euros.

Con esta situación, "las prioridades han cambiado", admiten en el Consistorio. "Los cambios se van a seguir estudiando, pero la realidad actual impide llevarlos a cabo", apuntan fuentes del gobierno PP-Cs, que recuerdan que este año "el esfuerzo se ha hecho en mantener las frecuencias pese a la caída de usuarios y protegerlos con medidas de prevención ante el coronavirus".

Desde el gobierno aseguran que esos esfuerzos "se seguirán haciendo en 2021", pero ven "fundamental" la recuperación paulatina de la demanda de usuarios y la concesión de ayudas externas que saneen las cuentas municipales. En este sentido, el alcalde Azcón está liderando la revuelta de ciudades que reclaman al Ministerio de Hacienda, además de un fondo incondicionado de 5.000 millones, otro específico para el transporte público.

"Sin esas dos condiciones, es inviable acometer la reordenación", asumen en el Ayuntamiento. Por ello, el plan actual pasa por posponer los cambios a 2023, fecha en la que expira el contrato de gestión del bus urbano, en manos de Avanza, para incluir en la nueva licitación las modificaciones que sean necesarias.

Etiquetas
Comentarios