Despliega el menú
Zaragoza

Sucesos

La Fiscalía pide 3 años de cárcel para el investigado por empujar a un hombre que acabó muerto

El exceso de alcohol llevó al cliente de un bar de Zaragoza a ganarse el reproche del resto de personas que había en la terraza. Una de ellas le dio un golpe o empujón, según las versiones, con tan mala suerte que al caer se golpeó la cabeza contra el suelo.

El altercado se produjo en esta terraza situada junto a la avenida de Salvador Allende de Zaragoza.
El altercado se produjo en esta terraza situada junto a la avenida de Salvador Allende de Zaragoza.
José Miguel Marco

Un desafortunado altercado propiciado por un exceso de alcohol se cobró el pasado 23 de diciembre la vida de un hombre de 53 años en Zaragoza y podría costarle ahora tres años de cárcel a otro. Porque esa es la pena que acaba de pedir la Fiscalía para Luis Javier R. H. por el empujón, bofetada o puñetazo –según las versiones– que propinó a Valentín M. en la terraza de la cervecería el Capricho, ubicada junto a la avenida de Salvador Allende. La víctima había bebido bastante, por lo que perdió el equilibrio, cayó al suelo y se golpeó la cabeza. A priori, no presentaba lesiones externas, pero, al quedarse por unos segundos inconsciente, llamaron a una ambulancia para que lo atendiera. Los sanitarios explicaron al herido que tenían que trasladarlo a un centro hospitalario, pero él se negó y se marchó a su casa. A la mañana siguiente, lo encontraron muerto en la cama.

La autopsia concluyó que Valentín M., almeriense de nacimiento pero afincado desde hacía varios años en Zaragoza, murió como consecuencia de la fractura del hueso temporal, que le provocó una hemorragia interna de evolución lenta. Una lesión que resultó mortal, pero que, según el forense, podría haberse tratado si la víctima no se hubiera negado a ser trasladado a urgencias. Las conclusiones de la necropsia han llevado a la Fiscalía a acusar por un delito de lesiones y no por un homicidio por imprudencia, algo que ha recibido con satisfacción la defensa, a cargo del letrado José Cabrejas.

En cualquier caso, son tres años de prisión los que el ministerio público solicita ahora para el encausado, cuya acción, según su abogado, «solo podría ser calificada de delito leve, que se castiga con una multa». Y lo afirma porque, «el empujón en sí, no causó ninguna lesión que haya sido objetivada». Es más, la propia acusación pública reconoce en su escrito de calificación que el traumatismo craneal del fallecido fue consecuencia del golpe contra el pavimento.

El fallecido inició el altercado

De lo que no parece haber duda es de que fue Valentín M. quien inició el altercado que se produjo en la terraza al lanzarle un botellín de cerveza a la cabeza a un disminuido por echarse un eructo. La acción, que la Fiscalía tilda de «desproporcionada», le fue recriminada por varios clientes del bar. Entre ellos, el ahora encausado, que se encontraba sentado en una de las mesas acompañado por su cuñado, su mujer y sus dos hijos menores. Molesto por el reproche, el almeriense, «influenciado por la previa ingesta de bebidas alcohólicas» y «en actitud agresiva», se dirigió al lugar donde estaba sentado este hombre y se encaró con él. Luis Javier R. H. se puso de pie y le propinó, según la Fiscalía, «un puñetazo o bofetada». Golpe, en cualquier caso, que le hizo caer al suelo.

La ambulancia llegó al lugar de los hechos sobre las 22.22. Para entonces, el herido estaba ya «sentado y consciente». Al renunciar a ser trasladado en ambulancia a urgencias, los sanitarios hicieron firmar al herido un parte asumiendo que lo había bajo su responsabilidad. Pero la decisión no pudo ser más irresponsable, ya que un exhaustivo reconocimiento le hubiera salvado la vida.

Etiquetas
Comentarios