Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Destroza con un mallo el acceso a un local de Casetas y agrede después el dueño

La Guardia Civil detuvo por daños y lesiones al agresor, que había alquilado el bajo a la víctima. Tres personas han acabado investigadas por estos hechos, ocurridos junto al parque Ricardo Mur de barrio rural de Zaragoza.

El agresor se coló en el edificio donde vive la víctima rompiendo la puerta principal.
El agresor se coló en el edificio donde vive la víctima rompiendo la puerta principal.
HA

La Guardia Civil detuvo el jueves por la noche a un vecino de Casetas tras protagonizar un altercado con dos hermanos y asestar a uno de ellos un fuerte golpe en la cabeza con un palo de grandes dimensiones. Según el atestado remitido al juzgado de guardia, los hechos se produjeron entre las 19.30 y las 21.00 del pasado 23 de julio, después de que el arrestado, Norberto S.D., de 39 años, destrozara con un mallo el acceso al local que tenía alquilado a la víctima junto al parque Ricardo Mur. De hecho, la agresión se produjo cuando el dueño, Francisco G. P., de 58 años, se presentó en el lugar para exigir a su inquilino que parara.

El hermano del propietario del bajo, Sergio, de 50 años, acudió en su ayuda, produciéndose entonces la refriega que obligó a intervenir a la Guardia Civil. Cuando llegaron los agentes se encontraron con los tres hombres enzarzados, por lo que procedieron a separarlos e identificarlos. Los hermanos les explicaron lo ocurrido y cómo habían tenido que defenderse al verse atacados por el causante de los destrozos. Al ver que este último presentaba una herida sangrante en la cabeza, citaron a todos en el cuartel y se llevaron a Norberto S.D. al centro de salud, donde le pusieron cinco puntos de sutura. El hombre parecía haber bebido y consumido estupefacientes, por lo que, una vez curado, la patrulla de la Guardia Civil lo mandó a casa.

Se presentó después en su casa

Para su sorpresa, los agentes fueron alertados poco después de que esta misma persona se había presentando en el edificio donde reside el dueño del local y había destrozado con un palo el portal. No conforme con ello, parece que después utilizó este mismo trozo de madera para golpear con fuerza en la cabeza a Francisco G. P., que tuvo que recibir asistencia médica en el Hospital Clínico de Zaragoza. También su hermano pasó por urgencias para ser atendido.

Según las primeras pesquisas, el detenido tenía permiso para cambiar unas baldosas del local que había alquilado, pero no para destrozar por completo la entrada. Tras declarar ayer ante el juez de guardia, quedó en libertad con cargos. Además, el abogado de los hermanos, Luis Marcén, pidió una orden de alejamiento que le prohíbe acercase a ambos.

Etiquetas
Comentarios