Zaragoza
Suscríbete por 1€

barrios de zaragoza

Vecinos de Torreblanca: “Las culebras se nos meten en las casas”

Los residentes de esta urbanización situada a 14 kilómetros de Zaragoza critican la falta de mantenimiento en los aledaños de sus viviendas.

Culebra en urbanización Torreblanca

Quienes se fueron a vivir hace 25 años a la urbanización Torreblanca de Zaragoza lo hicieron en busca de la tranquilidad que ofrecen las afueras de una gran ciudad. Un cuarto de siglo después de su construcción, los vecinos critican el mal estado de sus aledaños y la falta de mantenimiento de los dos parques que la rodean.

Esta urbanización de aproximadamente 140 viviendas se encuentra ubicada junto al Alcampo de Utebo, entre la A-68 y la N-232, aunque pertenece al barrio rural de Garrapinillos.

Las largas semanas de confinamiento y las lluvias han provocado que, este año, la presencia de culebras en la zona sea más alta que nunca. Los residentes sospechan que provienen de un solar que hay frente a sus casas, justo al lado de un supermercado, sobre el que ya han advertido en varias ocasiones.

“No sabemos de quién es, aunque ya nos hemos dirigido al Ayuntamiento, pero estamos acostumbrados a que no nos hagan caso”, señala Salvador Gutiérrez, uno de los primeros vecinos que llegó a vivir a Torreblanca. El último aviso sobre esta parcela lo dieron el pasado mes de septiembre a través del formulario online del consistorio en el que también denunciaban la presencia de ratas, mosca negra y otros insectos.

Los vecinos reconocen que en la zona siempre ha habido culebras por la cercanía de los campos de cultivo, pero tras el confinamiento “han campado a sus anchas”. “Se meten en las casas. Hace poco, en un mismo día cogieron cinco culebras”, señala otra vecina afectada.

Por otra parte, los residentes insisten en que los dos parques que hay a ambos lados de la urbanización necesitan de un mayor mantenimiento. “Sales de casa y todo está hecho polvo. Cruzas la carretera, que ya es Utebo, y está todo verde y bien cuidado”, comenta esta vecina. “Instalaron un parque infantil y cuando nos quejamos de que estaba en mal estado y no tenía mantenimiento, lo quitaron”, añade.

“Estamos hartos de reclamar que los arreglen. La gente que pasa por aquí ni si quiera se piensan que son parques. Encontramos botellas, ruedas de neumáticos, árboles secos…”, lamenta Gutiérrez.

Los vecinos han denunciado públicamente en varias ocasiones los problemas que sufren, y algunos incluso aseguran que se hubieran pensado dos veces lo de venir a vivir a esta zona de haberlo sabido. “Se han puesto casas a la venta que han bajado muchísimo. Hace dos fines de semana vinieron dos posibles compradores y nada más entrar dijeron: ¡Cómo tenéis esto!”, afirma la vecina.

Otros como Salvador no dejarían sus casas por nada del mundo, aunque reconocen que les molesta la falta de mantenimiento de sus aledaños. “A pesar de que todo está como está, aquí se vive muy a gusto. De cara al exterior y a la gente que viene de fuera debería mejorarse, porque el aspecto de los alrededores desvaloriza mucho nuestras viviendas”, lamenta.

Por otra parte, critican que algunas zonas de la urbanización carezcan de iluminación a pesar de contar con farolas. “El único parque que tiene luz es el más pegado al Alcampo y la conseguimos a base de reclamar, el otro no tiene”, concluye Gutiérrez.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión