Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Agresión a una médico de Zaragoza: "Cuando sacó la navaja y me la puso en el abdomen pensé lo peor"

Una médico del centro de salud de Sagasta, en pleno corazón de Zaragoza, fue víctima el pasado domingo de la última agresión al colectivo sanitario. 

La agresión se produjo el pasado domingo, 28 de junio, en el centro de salud de Sagasta.
La agresión se produjo el pasado domingo, 28 de junio, en el centro de salud de Sagasta.
Raquel Labodía

Una médico de urgencias del centro de salud de Sagasta, en pleno centro de Zaragoza, se convirtió el pasado domingo en la última víctima de una agresión al colectivo sanitario. Los hechos se produjeron sobre las siete de la tarde, cuando un hombre de unos 30 años sacó una navaja y amenazó con clavársela a la facultativa si no le daba los resultados de un paciente. El agresor estaba muy nervioso, por lo que la víctima llegó a temer por su vida, sobre todo, porque estaban solos en la consulta y no podía pedir ayuda. Sin embargo, tras diez angustiosos minutos de negociación, logró calmar a su atacante, que se marchó corriendo amenazando con volver.

«Cuando el paciente sacó la navaja y me la puso en el abdomen pensé lo peor. Puede que fueran solo unos minutos, pero a mí se me hicieron eternos. Solo pensaba en mis hijas y en que no iba a volver a verlas», recordaba este lunes la doctora, todavía bastante afectada por lo sucedido. «Ves el filo del arma y te quedas paralizada, no sabes qué hacer ni dónde meterte», añadía. Y como ella misma explicaba, la «tortura» no acabó cuando el paciente salió corriendo por el pasillo hacia la calle, sino que se prolongó durante la hora posterior.

«Llamamos a la Policía Nacional para contarles lo que había pasado y que este hombre había amenazado con regresar, pero nos dijeron que no tenían efectivos para enviarnos. No me lo podía creer», señalaba la víctima. Su turno no terminaba hasta las ocho de la tarde, por lo que, pese a la angustia, decidió quedarse viendo pacientes. «Fue la hora más larga de toda mi vida, porque tenía miedo de que este hombre volviera.Pero ¿qué iba a hacer? Estábamos solo dos médicos en el centro y no podía dejar a mi compañero solo», indicaba.

Con 25 años de experiencia a sus espaldas, la médico confiesa que ha sido ya víctima de cuatro agresiones o intentos. «Y esto no para. Con lo sencillo que sería poner un botón de alerta o un guardia de seguridad en la puerta. De verdad que no lo entiendo, Sin seguridad no podemos trabajar», decía.

El Departamento de Sanidad anunció a finales de enero que hará un seguimiento de las agresiones a profesionales del sistema de salud de Aragón, así como un estudio de las condiciones en las que se producen. Según los últimos datos oficiales, a lo largo de 2018 se produjeron 253 agresiones físicas o verbales a personal sanitario, de las cuales 82 fueron denunciadas por médicos.

Etiquetas
Comentarios