Despliega el menú
Zaragoza

Sucesos

Condenado por colar un mechero y pegar fuego a los calabozos de una comisaría de Zaragoza

Dos personas resultaron intoxicadas por la densa humareda, que se inició en una colchón y obligó a evacuar a ocho detenidos.

La oficina pasará a ubicarse en las instalaciones de la Comisaría de Distrito Actur Rey Fernando.
Instalaciones de la Comisaría de Distrito Actur Rey Fernando.
HA

Año y medio de prisión y una multa de 48 euros. Esa es la pena a la que la Audiencia de Zaragoza ha condenado a Dionisio M. L. por prender fuego a una colchoneta y provocar un incendio en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional en el barrio del Actur de Zaragoza. Un agente sofocó las llamas con un extintor, pero la densa humareda se extendió enseguida por todo el recinto y obligó a desalojar a ocho detenidos. Pese a ello, tanto el funcionario como uno de los arrestados resultaron intoxicados, precisaron de asistencia sanitaria y tardaron tres días en recuperarse.

Los hechos se produjeron sobre las 6.40 del 7 de julio de 2018, fecha en la que el encausado ocupaba el calabozo número 5 a la espera de ser trasladado ante el juez de guardia. Como recuerda la sentencia de la Sección Primera, en un momento dado, el encausado pidió agua a los policías que los custodiaban. Y, al no recibir respuesta, cogió el mechero que llevaba escondido en el zapato y que no había sido detectado cuando lo cachearon y pegó fuego a su colchoneta.

El humo hizo que saltara la alarma de incendios, provocando la inmediata reacción de los funcionarios, que además de atacar las llamas con el extintor dieron aviso rápidamente a los bomberos. Fueron ellos quienes, dada la situación de peligro, optaron por desalojar a los ocho detenidos, para terminar de sofocar el fuego y ventilar después las instalaciones.

La abogacía del Estado acusaba a Dionisio M. L. de un delito de incendio y otros dos de lesiones leves. Sin embargo, un acuerdo con la defensa, a cargo de la letrada Mercedes Vilda, redujo la pena considerablemente. Principalmente, porque el acusado se encontraba bajo los efectos del alcohol cuando provocó el fuego y se le ha apreciado la atenuante de embriaguez. Además de reconocer los hechos, el hombre tuvo que pagar la colchoneta e indemnizar a las dos víctimas: con 150 euros al funcionario del Cuerpo nacional de Policía y con 90 a uno de los detenidos.

Etiquetas
Comentarios