Despliega el menú
Zaragoza

Detenidas cuatro personas en Zaragoza por desobediencia grave al saltarse el confinamiento este fin de semana

Uno se encontraba en estado de embriaguez golpeando la puerta de su ex pareja, otro increpando a los viandantes en una calle, una mujer agredió a los agentes tras ser pillada conduciendo bebida y otro se saltó el confinamiento por quinta vez sin causa justificada.

Un coche de la Policía Nacional en el entorno de la Aljafería
Un coche de la Policía Nacional en el entorno de la Aljafería
Policía Nacional

La Policía Nacional detuvo este fin de semana a cuatro personas acusadas de desobediencia grave en diferentes incidentes registrados en Zaragoza. Dos de ellos fueron arrestados el sábado y otros dos el domingo.

La primera detención ocurrió sobre las 3.40 del sábado en la calle Maestro Mingote. Los agentes fueron alertados por un vecino de que se oían fuertes golpes y gritos en un domicilio. Una vez en el lugar, encontraron a J.D.C.T. de 27 años, en estado de embriaguez, aporreando la puerta de la vivienda de su ex pareja, una mujer de 28 años, que manifestó que no había sido agredida ni amenazada, pero no quería dejarle entrar.

Tras pedirme al hombre que se marchase a su domicilio explicándole la normativa en vigor sobre el confinamiento por el estado de alarma, los agentes permanecieron por las inmediaciones y observaron cómo este individuo volvía a casa de su ex pareja y continuaba golpeando la puerta, por lo que finalmente fue detenido. 

Ese mismo día, sobre las 11.30, un vehículo patrulla de la Policía Nacional fue requerido por varias personas en la avenida Pablo Gargallo. Al parecer, en frente de una panadería había dos varones molestando e increpando a los viandantes. Los policías les sancionaron por saltarse el confinamiento sin justificación y uno de ellos abandonó el lugar para marcharse a su domicilio. Sin embargo, el otro, identificado como H. R., con varios antecedentes, se negó en reiteradas ocasiones, por lo que fue detenido.

Ya el domingo, sobre las 00.25, un vehículo de la Policía Nacional que circulaba por el paseo de Sagasta de Zaragoza observó un turismo circulando sin luces y haciendo maniobras extrañas.

Los agentes le solicitaron el alto en varias ocasiones utilizando medios acústicos y luminosos, pero la conductora, una mujer de 27 años, lejos de detenerse, empezó a acelerar saltándose varios semáforos en rojo.

Cuando finalmente fue interceptada, K.S.D.M. comenzó a insultar a los policías y les agredió, aunque sin llegar a causarles lesiones graves.

En el lugar se personó también la Policía Local, que le realizó la prueba de etilometría a esta conductora con resultado positivo. La mujer fue detenida por un delito contra la seguridad vial, un delito de atentado y otro de desobediencia grave.

Finalmente, el mismo día, pero sobre las 13.20, en la calle Mariano Cerezo, la Policía detectó a un varón de 42 años en la vía pública que entablaba conversación con otra persona asomada a un balcón. Preguntado por el motivo por el que se encontraba ahí, este individuo contestó “que no le apetecía estar en casa”.

Los agentes le informaron de la normativa estipulada en el Real Decreto del Estado de Alarma y le invitaron a que abandonara el lugar.

Minutos más tarde, los agentes volvieron a pasar por la misma zona y vieron que el varón se encontraba nuevamente ahí, manifestándoles “que hacía lo que le daba la gana”.

Consultadas las bases de datos policiales, los agentes confirmaron que J.M.M.J., con antecedentes, había sido propuesto para sanción hasta en cinco ocasiones durante el estado de alarma, por lo que terminó detenido.

>> Más noticias sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios