Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

La Audiencia atribuye un delito a un constructor fallecido y absuelve a sus dos hijos

El tribunal declara que el empresario fallecido se apropió de fondos para beneficiar a Bodegas Laus en perjuicio de los compradores de 14 plazas de garaje en la calle Almagro, que nunca hizo.

Los acusados, durante un momento de la vista oral que empezó a celebrarse este martes en la Audiencia Provincial.
Los acusados, durante un momento de la vista oral que se celebró en enero en la Audiencia Provincial.
Heraldo

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha absuelto a los hermanos Belén y Luis Z. A. del delito de apropiación indebida que les atribuía la Fiscalía, así como de la estafa e insolvencia punible que les imputaban las acusaciones particulares. El tribunal de la Sección Sexta cree que quien realmente cometió un delito de apropiación indebida fue Luis Z. L., padre de los anteriores y fallecido en 2014. 

En concreto, entiende que desvió activos por valor de 11,5 millones de euros de Viviendas Ruiseñores S. L., sociedad de la que tenía el control y mando directo, a Bodegas Laus S. L., mercantil administrada por él mismo y, a partir de 2008, con su hija Belén Z. y de la que David Z. era apoderado.

Parte de ese dinero (cerca de medio millón), procedía de once compradores de catorce plazas de garaje que deberían haberse construido en la calle de Almagro, pero que nunca se materializaron. Los perjudicados, después de años de espera, decidieron denunciar al constructor, al administrador (que tampoco fue juzgado por enfermedad) y a los hijos del primero.

Solo estos dos llegaron a sentarse en el banquillo de los acusados el pasado 28 de enero. Ahora la Audiencia los exonera e indica a los afectados que les queda la vía civil para hacer valer sus derechos. Los denunciantes adquirieron sobre plano las plazas de garaje entre 2001 y 2005. Al mismo tiempo, compraron una vivienda en el paseo de Pamplona aunque, como recoge el fallo, no lo habrían hecho de saber que nunca iban a disponer de aparcamiento.

Los pisos se levantaron pero, por distintos problemas con el exceso de ocupación y la edificabilidad, hubo que replantear la construcción de los garajes. Después, surgieron otros inconvenientes por la falta de adecuación de las rampas para acceder a los aparcamientos y tuvo que variarse el proyecto y optar por instalar un montacargas para los vehículos.

Pero nada de esto se llegó a hacer, ya que Viviendas Ruiseñores, en 2008, se había quedado sin recursos por las decisiones que Luis Z. L. había ido tomando desde 2003, particularmente con Bodegas Laus al adquirir participaciones sociales bien con dinero o con compensación de créditos que la constructora tenía frente a la bodega. Entre 2003 y 2008, Luis Z. L. hizo cuatro adquisiciones de participaciones de las bodegas por 11.560.400 euros, la mayor en julio de 2007 por seis millones.

«También en 2008 incidiría negativamente en el devenir de la sociedad el impacto que supuso la crisis inmobiliaria que se concentró en Zaragoza al término de las obras de la Expo», recoge la sentencia, de la que ha sido ponente la magistrada Milagro Gil.

En 2012, Viviendas Ruiseñores entró en situación de insolvencia y por el tiempo transcurrido sin construir caducó la licencia otorgada por el Ayuntamiento y transcurrió el plazo de diez años para acabar la obra fijado en las escrituras de compraventa.

Los afectados pagaron por las plazas de garaje cantidades entre 35.349 y 41.349 euros, cifras que reclaman a la constructora, además de la depreciación de sus viviendas por no tener garaje.

La Audiencia recoge en la sentencia, que puede ser recurrida, que no hay pruebas de que los acusados participaran en las decisiones de su padre para «distraer las aportaciones dinerarias de los denunciantes» y causaran la insolvencia de la sociedad, como defendió su abogado José Luis Bel. Añade que de las pruebas se desprende que Luis Z. L. era quien mandaba de forma «única» y «autoritaria». Así lo reconoció él mismo cuando declaró ante el juez instructor de esta causa en 2013.

Etiquetas
Comentarios