Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Una ginecóloga ayuda a dar a luz a su vecina en Movera

La doctora y su marido, también ginecólogo, auxiliaron a la madre que se puso de parto en casa y tuvo un bebé sano. 

Plaza Mayor de Movera
Plaza Mayor de Movera
Heraldo

Aunque interrumpida por decreto para luchar contra la pandemia de coronavirus, la vida no se detiene. Los bebés siguen llegando a este mundo con toda la fuerza e incluso con prisas. Uno lo hizo ayer en el barrio zaragozano de Movera y sus padres tuvieron la fortuna de poder contar con unos vecinos de lujo: un matrimonio de ginecólogos. "En realidad fue mi mujer", matiza el doctor, que quiere mantenerse en el anonimato como miles de sanitarios que ayudan diariamente a sus conciudadanos en estos días tan difíciles.

La vecina de Movera se puso de parto sobre las 11.00 y todo fue muy rápido. Tanto que a su marido le fue más sencillo pedir la ayuda de sus vecinos que de los Bomberos, cosa que también hicieron, aunque cuando llegaron el pequeño ya había nacido y se encontraba sano y salvo en brazos de su madre.

"Ha sido un nacimiento atípico en estos días, cuando ya apenas nace nadie en casa, pero lo hizo vía natural y sin problemas", decía ayer el médico y reconocía que había sido algo muy bonito. Tanto él como su mujer sabían que la vecina estaba embarazada. Viven cerca e su casa, en el campo como ellos, y estos días se veían. "A cierta distancia, claro", explica. Añade que la pareja es muy maja y se dedica a la agricultura ecológica. Ya tienen otra niña de corta edad y este es su segundo hijo.

Los sanitarios de los Bomberos de Zaragoza, que se desplazaron hasta allí con la uvimóvil, trasladaron a la madre y al niño a Hospital Materno Infantil, donde quedaron ingresados, pero ambos se encuentran muy bien, tal y como señalaron fuentes de este Cuerpo. Hace cinco meses, los bomberos ayudaron a traer al mundo a un bebé en un domicilio de la calle de Italia, en Las Delicias. Como ayer, la mujer se puso de parto y no le dio tiempo de ir al hospital, pero en su caso no tenía de vecinos a un par de ginecólogos.

La alcaldesa de Movera, Esperanza Calvano, también conocía la buena noticia y se felicitó porque todo hubiera salido bien. Además, recordó que este jueves era el día grande de las fiestas de Movera y, dentro de la pena que supone no haber podido celebrarlas por causa del confinamiento, por lo menos había una alegría que contar.

"Las reinas infantiles que hoy (por ayer) habrían tenido su gran día están todas tristes, como las mayores, aunque han hecho un vídeo para sus vecinos cantando el tema de Resistiré. También habríamos hechos la presentación de los quintos", explicó. Añadió que para el barrio es una fiesta importante: "Desde hace muchos años el día de San Jorge comemos en hermandad todos los vecinos de Movera". Este acto se ha convertido en uno de los más concurridos y animados de cuantos acontecen a lo largo del año en el barrio zaragozano. Este 23 de abril no se pudo celebrar, pero cuentan con hacerlo el año que viene.

Sigue las noticias sobre coronavirus en Aragón

Etiquetas
Comentarios