Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

Las multas llueven fuera de la capital: del partido de fútbol de Utebo al vendedor de cestas de Ejea

Vendedores ilegales o falsos voluntarios que llaman puerta a puerta, bares clandestinos, paseos kilométricos de mascotas... Las policías locales se han convertido en una eficaz arma contra la expansión del coronavirus en los municipios de Zaragoza.

La Policía Local de Ejea y el Ejército han estado montando patrullas conjuntas estos días.
La Policía Local de Ejea, Guardia Civil y el Ejército han estado montando patrullas conjuntas estos días.
P. L. EJEA

Si plantar cara al coronavirus resulta complicado en grandes capitales como Zaragoza, donde conviven más de 700.000 personas. La dificultad no es menor en el resto de municipios de la provincia, por los que no circulan autobuses urbanos ni tranvías pero quedarse en casa resulta algo casi inconcebible. Sobre todo, para los más jóvenes, acostumbrados, por ejemplo, a reunirse con los amigos en las peñas. Pero también para los ancianos, para los que salir cada día un rato al sol o llamar a la puerta del vecino es casi una necesidad vital. Pero aunque la problemática sea distinta, el riesgo de contagio es exactamente el mismo en la ciudad y en el medio rural De ahí que las Policías Locales de muchos municipios se hayan convertido estos días en el arma más eficaz para combatir a tan peligroso enemigo. En los pueblos prácticamente todo el mundo se conoce y no resulta fácil denunciar a tu vecino. Pero los agentes saben que les va la vida en ello.

EJEA: Vendedores ambulantes ilegales llamando puerta a puerta en El Sabinar y Santa Anastasia

La Policía Local de Ejea (16.605 habitantes) ha tramitado ya más de 40 denuncias por incumplimiento del confinamiento. Tres de ellas, a vendedores ambulantes a los que sorprendió en El Sabinar y Santa Anastasia. Uno de ellos ofrecía cestas puerta a puerta, con el alto riesgo de contagio que ello implica. A estos casos hay que sumar la detención el pasado lunes de un vecino con problemas mentales que deambulaba por calles y plazas y para el que la juez de guardia decreto el ingreso no voluntario en un centro psiquiátrico. Los numerosos controles estáticos llevados a cabos estos días –algunos de ellos, con el Ejército de Tierra– han permitido sorprender también a alguna persona con estupefacientes. El municipio cuenta con numerosas cámaras de vigilancia instaladas en el casco urbano, lo que está facilitando las labores de vigilancia a los municipales.

UTEBO: Un partido de fútbol entre repartidores de una empresa logística acaba con 14 multas

Los 24 policías locales de Utebo han tenido que montar turnos especiales para cubrir los numerosos servicios para los que son requeridos. Tuvieron que acordonar una sucursal bancaria tras detectar un posible caso de coronavirus que se acabó confirmando y detuvieron a un conductor que se dio a la fuga al toparse con un control preventivo. Desde el pasado 15 de marzo, los agentes han impuesto unas 40 denuncias, que se suman a las más de 150 que ha cursado en el municipio (18.602 habitantes) la Guardia Civil. Esta semana, un partido de fútbol improvisado por los repartidores de una empresa logística que opera en el polígono El Águila Coors obligó a tramitar 14 sanciones. Los municipales están lidiando con las más peregrinas excusas. A varios novios el festejo les ha salido caro. Como le sucedió a un vecino de Monzalbarba al que sorprendieron en Utebo «paseando» al perro nada menos que a unos cuatro kilómetros de su casa.

CALATAYUD: Falsos voluntarios de Cruz Roja se ofrecen a llevar la compra a las casas para robar

No descansa tampoco la Policía Local de Calatayud, que el miércoles había interpuesto 41 denuncias por no respetar la restricción de movimientos del estado de alarma. La cuarta ciudad aragonesa por habitantes (20.035) cuenta también con comisaría de Policía Nacional, cuerpo que ha detectado la presencia de delincuentes que haciéndose por falsos voluntarios de Cruz Roja, Cáritas y otras organizaciones se ofrecen llevar la compra a casa para acceder a los domicilios. De ahí que se recomiende a los vecinos no abrir la puerta a desconocidos y cerciorarse de que las visitas de ciertos instaladores son reales (tienen que ser anunciadas previamente). El confinamiento despierta una peligrosa e incluso temeraria astucia, como la del hostelero al que tuvieron que denunciar porque mantenía abierto su céntrico bar de forma clandestina. Cuando recibió la visita de los agentes, el dueño del local dijo que estaba haciendo reformas, pero lo cierto es que estaban encendidas todas las máquinas y allí había algún cliente que también terminó denunciado, según informa Jorge Zorraquín.

CUARTE: Un mismo vecino ha sido ‘cazado’ ya cuatro veces por incumplir el confinamiento

Son muchos los zaragozanos que compraron una vivienda en Cuarte (13.055 habitantes) pero siguen trabajando en la capital. Y ello ha obligado a su Policía Local a extremar la vigilancia para impedir desplazamientos prohibidos. El primer día del estado de alarma solo impusieron tres denuncias, pero ahora la media diaria ronda la veintena y sus trece agentes han tenido que hacer equipos cerrados de trabajo para evitar un contagio masivo. Se dan casos como el de un vecino al que han sorprendido ya cuatro veces por la calle sin justificación alguno.No pueden detenerlo, porque no ofrece resistencia.«De lo que no es consciente –dicen–, es de que la acumulación de denuncias le puede costar unos cuantos miles de euros». La Delegación del Gobierno en Aragón, encargada de fijar la cuantía de estas multas, asegura que ya se han iniciado los trámites y enseguida se empezarán a enviar expedientes.

PINSEQUE: Precintados los locales de todas las peñas para evitar tentaciones a los más jóvenes 

Como ha ocurrido en otros municipios zaragozanos, el Ayuntamiento de Pinseque (3.908 habitantes) y su Policía Local han tomado medidas severas para evitar contagios. Por ejemplo, la de precintar todos los locales de las peñas, recintos especialmente vigilados también en Utebo y Ejea. «En nuestro caso, son todos de propiedad municipal, por lo que hemos podido cerrarlos», dice el alcalde, José Ignacio Andrés. Según este, la mayoría de vecinos están cumpliendo con el encierro de forma responsable. Pese a ello, los agentes han tramitado ya más de medio centenar de multas. «Aquí hay cuatro residencias de ancianos y, afortunadamente, que nos conste, no se ha dado ningún caso positivo», apuntaba.

ALAGÓN, LA ALMUNIA, DAROCA... 

En lugares como Alagón, La Almunia o Daroca las excusas han sido también variadas. Desde desplazamientos en patinete injustificados, partidos de baloncesto, vueltas al pueblo con la misma barra de pan todo el día... La Guardia Civil paró también a tres miembros de una misma familia que iban juntos a por butano.

La última hora del coronavirus en HERALDO.

Etiquetas
Comentarios