Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

Una mujer escupe a siete guardias civiles al ser arrestada en Cuarte y luego da positivo en coronavirus

Los agentes la detuvieron por agredir a su compañero sentimental. Al día siguiente comprobaron que estaba contagiada y alertaron al abogado que la había defendido, aunque a este no le quieren hacer la prueba. 

La Guardia Civil blinda la frontera del Somport
La Guardia Civil blinda la frontera del Somport
Laura Zamboraín

Mientras una gran parte de la población es plenamente consciente de la gravedad de la pandemia del coronavirus, otra, irresponsable e inconsciente, prefiere ignorarla o incluso utilizarla como amenaza contra el resto. Los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado tienen que lidiar diariamente con todo tipo de personas y, en los momentos de tensión, prepararse para lo peor. Y los abogados que luego asisten a los detenidos, también.

Los guardias civiles que el este pasado miércoles acudieron a una llamada por un altercado que se estaba produciendo en una vivienda de Cuarte de Huerva fueron víctimas de la respuesta agresiva y peligrosa de la persona causante del conflicto: una mujer que fue denunciada por agresión a su compañero sentimental. No era la primera vez que los funcionarios habían ido a esa casa, pues en otras ocasiones la denuncia había partido de ella contra él. Pero en esta ocasión, la mujer, identificada como P. A. U., había sido la presunta agresora.

Cuando los funcionarios llegaron al piso, la reacción de P. A. U. al ser detenida fue escupirles al grito de "¡tengo el coronavirus!". A pesar de ello, la arrestaron, la subieron al coche patrulla y la llevaron al cuartel de la Guardia Civil de Casetas. La actitud de la mujer siguió siendo la misma y volvió a escupir a otros funcionarios que allí estaban. Cuando llegó su abogado designado por el turno de oficio, Luis Ángel Marcén, ya se había tranquilizado. El letrado, la asistió y logró que la pusieran en libertad sin ni siquiera pasar por el Juzgado de Guardia, y ella se fue a su casa, donde vive con sus dos hijas.

En un principio todo quedó ahí, pero este jueves la sorpresa llegó en forma de noticia negativa: la prueba que habían hecho a la mujer daba positivo en coronavirus. Los agentes avisaron al letrado para informarle de lo sucedido y para que tomara precauciones.

"Me han llamado para decirme que a ellos les iban a hacer la prueba y que me la hiciera yo también al haber estado en contacto y, por lo tanto, haber corrido riesgo", relató  Luis Ángel Marcén. Rápidamente, llamó al centro de salud pero la respuesta no le tranquilizó en absoluto: "Me han dicho que me quede en casa 15 días y vigile a ver si tengo fiebre. Les he contado lo que había pasado y que yo este jueves había estado también trabajando en el Juzgado de Guardia y en el de Violencia contra la Mujer, pero la respuesta ha sido la misma, que me quede en casa y no me acerque a mi novia a menos de un metro".

El abogado aún fue al Hospital Clínico para tratar de que le hicieran la prueba, pero allí le dijeron algo similar. "Estamos en el turno de guardia, defendemos los derechos de los detenidos, tenemos que trabajar obligatoriamente, pues el nuestro es un servicio esencial e irrenunciable, con personas expuestas y no entiendo por qué no pueden hacernos la prueba también a los letrados".

Etiquetas
Comentarios